Aunque Samsung comenzó con mucha fuerza en el mercado de la informática ultra móvil (siendo, de hecho, uno de sus principales impulsores), a medida que el resto de fabricantes han corroborado que su apuesta era correcta, el fabricante coreano ha ido perdiendo fuelle (el último dispositivo, Q1 Ultra, que aquí analizamos, lo presentó en marzo de 2007, dentro del marco de CeBit).

Samsung Q1 ultra supuso un punto de inflexión, ya que, con su lanzamiento, el fabricante demostró tener una relativa madurez dentro del mercado ya que, el hecho de incorporar las últimas características disponibles en el mercado han sido escusa para continuar mejorando el objetivo principal del producto: ofrecer mayor rendimiento y prestaciones, mientras que se baja simultáneamente el peso del producto, algo que lo hace más y más portátil y sencillo de llevar consigo a todas partes. Hoy en día, nos gustaría ver una nueva actualización del producto con alguno de los nuevos procesadores de Intel fabricados para este tipo de dispositivos, Atom (ya que Samsung apuesta únicamente por este fabricante a la hora de seleccionar los componentes internos de sus productos).

samsung, q1 ultra, netbook, pc world

No obstante, debido a que Samsung ha posicionado, desde el principio, este producto en mercados verticales, estrictamente profesional, es igualmente comprensible que aseguren una relativa estabilidad, puesto que este tipo de negocios es importante mantener una plataforma durante un tiempo prudencial, ya que se desarrollan aplicaciones específicamente para este tipo de productos, y quieren aprovecharlas durante bastante tiempo.

Este Q1 Ultra pesa 701 gramos sin cargador (1.080 gramos con él) y mide 12,3 x 22,5 x 2,6 centímetros. La pantalla ofrece una diagonal de siete pulgadas e incorpora tecnología táctil, pero en este caso adquiere dotes panorámicas, lo que también declara su intención de no renunciar a ciertas facetas multimedia (de hecho, incorpora las tecnologías AV Station, desarrolladas por la compañía para gestionar la información multimedia del equipo). El resultado de trabajar con ella es excelente, puesto que, al contar con un panel amplio, podemos, en muchas ocasiones, incluso interactuar con el sistema mediante un único dedo.

Dentro de las capacidades profesionales, una de las ventajas más valoradas es la capacidad de resolución de este tipo de terminales, ya que una capacidad mayor implica, generalmente, posibilidad para mostrar más información en pantalla, lo que podría reducir la aparición de ventanas con desplazamiento horizontal, factor siempre interesante en el sector profesional. De hecho, en este sentido, el sistema admite 1.024 x 600 puntos por pulgada de forma nativa, aunque puede realizar un escalado superior que alcanza como máximo los 1.600 x 900 puntos por pulgada para dispositivos externos.

Estéticamente, una de las ventajas que, a priori, incorpora es un teclado QWERTY que la compañía ha decidido dividir por la mitad y situarlo a ambos lados de la pantalla. Esto, aunque sí revela la intención del fabricante por facilitar el manejo al cliente cuando tiene que responder correos electrónicos, lo cierto es que, desde nuestro punto de vista no resulta suficiente para asegurar una experiencia válida, ya que, al menos durante el tiempo de nuestras pruebas, no acabamos de habituarnos a él. Además, el tacto resulta bastante duro, lo que impide, en ocasiones, que pulsemos con mucha soltura las teclas más alejadas entre sí.

En cuanto a la conectividad, está perfectamente equipado con un puerto Fast Ethernet (10/100 Mbps), algo que no tiene el modelo de Raon Digital, y que nos permite conectar con redes estáticas cuando lo necesitemos. Además de esto también puede integrarse con redes inalámbricas compatibles con la norma 802.11 a/b/g. En este sentido, dependiendo del tipo de uso que vayamos a hacer, existe la opción de adquirir un modelo con conectividad HSDPA integrada, cuyo precio ascenderá a 1.399 euros (IVA incluido).

Siguiendo con el repaso de puertos, también contamos con un total de dos puertos USB 2.0, así como con una salida de vídeo analógica (VGA), en la parte lateral, y un lector de tarjetas de la parte superior, que ahora es SD (en lugar de la CF que integraba la versión anterior del producto). Incluso cuenta con un sistema de doble cámara (en el frontal y en la parte posterior, de 0,3 y 1,3 megapíxeles, respectivamente), que nos permite realizar, no sólo capturas o vídeos, sino comunicarnos mediante videoconferencia aprovechando sus capacidades de acceso a internet.

Los controladores de navegación se manejan igual que en el modelo anterior, contamos con un joystick de desplazamiento (que hace las veces de ratón) y una botonera multidireccional, un poco más arriba de los controles que emulan el botón izquierdo y derecho del ratón.

En cuanto a características técnicas, incluye un procesador Intel Pentium M a 800 MHz, que funciona con un bus frontal de 400 MHz, e incorpora 512 KB de memoria caché L2, que le permiten realizar las operaciones más frecuentes de un modo casi instantáneo.

samsung, q1 ultra, netbook, pc world

También dispone de 1 GB de memoria RAM, mientras que su sistema de almacenamiento recae sobre el modelo MK60008GAH de Toshiba, que aporta 60 GB de capacidad en un diseño de 1,8 pulgadas. Intel también se encarga de la parte gráfica a través de su modelo integrado correspondiente al chipset 945 Express, quien dedica hasta 128 MB de memoria compartida para este tipo de operaciones.

Igualmente, para añadir coherencia con el resto de productos de la compañía, está equipado con la tecnología AVS Now, que invoca a una utilidad multimedia capaz de gestionar el contenido audiovisual del equipo, lo que supone otro guiño al mercado del ocio.

En cuanto al rendimiento, como es lógico, no arroja cifras espectaculares, pero en este tipo de dispositivos prima sobre todo la movilidad extrema, dejando de lado la potencia del procesador o del aspecto gráfico. No obstante, el rendimiento que obtuvimos con él fue muy superior al que arrojó el modelo Everun S60H de Raon Digital, revelando que podemos utilizar este Q1 Ultra para trabajar con aplicaciones más avanzadas.

Sin embargo, donde sí esperamos obtener el máximo es a nivel autonomía, ya que contar con una alta duración de batería nos aporta sobre todo libertad. En este aspecto, el modelo Q1 Ultra de Samsung sí dio la talla, sobrepasando las dos horas y media de duración a pleno rendimiento. Al igual que el modelo de Raon Digital, Samsung también optó por incluir Windows XP, en su edición especial para Tablet PC, con el fin de aprovechar la funcionalidad que ofrece para sistemas con pantallas táctiles.