Se posiciona como el ultraligero por excelencia dentro de la plataforma Windows, con procesadores Sandy Bridge, gran pantalla de visualización y autonomía optimizada al utilizar discos SSD de estado sólido.

El último portátil ultraligero desarrollado por Samsung se posiciona como la solución más ligera y liviana dentro del mercado de portátiles basados en plataforma Windows. De hecho, Samsung realiza constantes alusiones y comparaciones con el Macbook Air de Apple, lo que nos ofrece una idea clara del equipo que tenemos entre manos.

La serie 900X logra reunir gran diseño y ligereza en un peso muy similar al equipo Air de Apple, ya que ambos presentan un peso que ronda los 1,35 kilogramos, en un formato de tipo “Unibody” o un solo cuerpo, bajo el cual quedan englobados todos los componentes de su base. Para ello, utiliza un chasis de aluminio denominado DurAlumin muy ligero, al que se le aplica un estilo aerodinámico en los bordes de su pantalla. Incluso la batería se encuentra integrada en su base, sin posibilidad de ser reemplazada. Cualquier actualización que deseemos realizar de disco o memoria no será sencilla, faceta a la que los usuarios de PC no solemos estar acostumbrados, pero a la que hay que estar dispuesto a permitir, a favor de una integración de los componentes más óptima y más cuidadosa.

Su pantalla LED de 13,3 pulgadas cuenta con tecnología Superbright lo que hace que la visualización de contenidos multimedia adquiera una intensidad especial. De hecho, Samsung destaca en su hoja de características que la pantalla presenta rangos de luminosidad en torno a los 400 nits, algo a lo que estamos acostumbrados a ver en los teléfonos inteligentes smartphone con pantalla Super AMOLED, para hacernos una ligera idea. El autocontrol del brillo permite que se ajuste su nivel en función del lugar en el que nos encontremos, con el fin de optimizar los valores de autonomía. Esta característica es regulable, y también se extrapola a la retroiluminación regulable del teclado cuando sea necesario. Siguiendo con su pantalla, la resolución nativa es de 1440 x 900 píxeles, lo que favorece el despliegue de aplicaciones que requieran de una gran área de trabajo, sin que los elementos y reglas de función resulten excesivamente pequeños para nuestra visión. A efectos de manejo, como sucede con el Air, la pantalla es abatible hasta cierto ángulo de inclinación, sin posibilidad de hacerlo completamente. No nos agradó especialmente el hecho de que los bordes del marco sean negros brillantes, lo que puede producir ciertos reflejos molestos en la pantalla a modo de espejo. En este punto, el Macbook Air consigue resolverlo de manera eficiente al contar con marco de aluminio o color plata.

Otros aspectos de gran interés

Durante la puesta en marcha, comprobamos que el inicio del sistema con Windows 7 es tremendamente rápido. El Boot Time, como se le denomina, aprovecha la utilización de un disco SSD junto con la tecnología Fast Start implementada por Samsung, la cual permite iniciar el sistema en apenas 17 segundos, y recuperarlo del estado de hibernación en sólo 4 segundos. Por la red corren algunos vídeos en los que se aprecia como Windows 7 en el equipo Serie 9 de Samsung se inicia incluso antes que Mac OS X en el MacBook Air. Lo más relevante es que frente a otros sistemas con Windows 7, es posible iniciarse en casi la mitad de tiempo.

En lo que respecta a funcionalidad, el área del teclado es amplia. Las 82 teclas que componen el teclado presentan unas dimensiones bastante razonables, así como una ubicación lógica. El touchpad, también se equipara al del MacBook Air, con una gran área para poder realizar los gestos táctiles con los dedos a los que responde la interfaz. Su botonera se encuentra perfectamente integrada y responde a las pulsaciones que se lleven a cabo dentro de una amplia zona.

En lo que a conectividad se refiere, supera con creces a las opciones ofrecidas por su rival. Nos gusta el hecho de que se encuentren integradas bajo una tapa de protección, que además, permiten que la serie 9 de portátiles cuenten con unos acabados muy cuidados. A ambos laterales se divisan ambas tapas que permiten acceder a un puerto USB, una salida micro HDMI y un conector Gigabit Ethernet, accesible mediante adaptador que se incluye de serie. En el otro lateral se encuentra el lector de tarjetas micro SD y las conexiones de audio.

Por motivos de diseño, localizamos una serie de rejillas de ventilación ubicadas en la parte posterior de su base, lo que hace que cuando la pantalla se encuentre abierta, impida ligeramente la extracción ideal del aire de su interior. Durante nuestras pruebas no notamos que el equipo se calentara especialmente, ni tampoco se trata de un equipo ruidoso, pero con la CPU trabajando al cien por cien de sus posibilidades, seguro que otra ubicación hubiese mejorado este factor. A pesar de lo indicado, Samsung implementa la modalidad Arch Flow para ventilar los componentes del Serie 9.

Rendimiento y autonomía

Sin nada que objetar en ambos casos. El rendimiento ofrecido por el sistema, en base al uso de nuestra suite PC WorldBench nos indica que explota al máximo las posibilidades del procesador integrado, el Core i5-2537M versión Mobile de 2 GHz de velocidad, con el que alcanza un índice de 98 puntos. Supone un salto muy significativo frente al rendimiento de los Core 2 Duo de generación anterior, lo que dota al ultraligero de una potencia extra para desempeñar casi cualquier tipo de tarea. En cuanto a la autonomía conseguida de 3 horas y 40 minutos, utilizando el portátil en modo de máximo rendimiento, nos indica que aprovecha los gráficos integrados del chip de Intel. Conviene tener en cuenta que para obtener el valor, tuvimos la

Encontraremos alguna que otra limitación en lo que a la parte lúdica se refiere, puesto que el chip gráfico no puede manejar juegos de última generación del tipo DirectX 11, pero gestiona de forma eficiente el consumo, quedándose a las puertas de las 4 horas de uso en modo intensivo y con el brillo de la pantalla fijado al máximo valor. Esto se traducirá, en condiciones de uso normales, en un promedio superior a las 7 horas de uso. Aunque su batería se encuentra integrada, cabe destacar que lleva un modelo de Li-Ion de 6 celdas y 6300 mAh, que fue la que le permitió alcanzar tan buenos resultados.

Lo que tiene el Series 9, y no el Macbook Air

--------------------------------------------------------------

La nueva serie tiene un precio similar del que presenta el Macbook Air de Apple con pantalla similar, de 13,3 pulgadas. Es evidente que pertenecen a diferentes plataformas, con sus respectivos sistemas operativos que pueden agradar a unos u a otros. No obstante, veamos de un rápido vistazo, las principales diferencias físicas y tecnológicas de ambos modelos para ver por cuál nos decidimos.

Potencia de procesador. A falta de que Apple actualice los equipos Macbook Air a la nueva generación de procesadores Intel Core, el Samsung le aventaja en lo que a rendimiento se refiere. En la tabla ofrecemos los rendimientos arrojados por el Serie 9 de Samsung, pruebas que no hemos podido simular en el Air de Apple, dado que nuestra suite PC WorldBench por el momento no está preparada para el sistema operativo OS X Snow Leopard. El Core i5 aporta al Serie 9 un excelente índice de 98 puntos.

Gráficos. En este aspecto, el rendimiento gráfico del MacBook Air parece ser ligeramente superior, dado que cuenta con un chip gráfico dedicado, tratándose de la solución GeForce 320M de Nvidia. En el caso del equipo Samsung, el procesador Intel Core i5 lleva integrados los gráficos HD Graphics 3000, suficientes para la mayoría de usos que se haga del equipo. Incluso es posible manejar contenidos Full HD a través de su salida de vídeo Micro HDMI, lo cual es una ventaja. También repercute en el uso más optimizado de la batería del equipo, puesto que su consumo es muy inferior al tratarse de una solución integrada.

Usabilidad y manejo. No hemos encontrado grandes diferencias entre ambos equipos. El área dedicada del “touchpad” es en ambos casos de grandes dimensiones, ligeramente mayor el del Air, integrando ambos equipos los botones de función en la propia superficie. Digamos que Samsung consigue ponerse a la altura de Apple en este sentido, aunque su área dedicada al control táctil sigue siendo superior. Samsung asegura haber incorporado hasta 21 movimientos gestuales (Gesture UI) diferentes, como pellizcar, deslizar o girar, a los que el equipo es capaz de responder.

Fabricante y modelo Samsung NP900X3A MacBook Air 13

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Precio (€) 1599 1399

Pantalla 13,3” 13,3”

Tecnología LED SuperBright Plus LED

Resolución (píxeles) 1440 x 900 1440 x 900

Procesador Intel Core i5 a 2 GHz Core 2 Duo a 2,13 GHz

Memoria RAM 4 GB 4 GB

Disco duro SSD de 128 GB SSD de 128 GB

Chip gráfico dedicado Intel HD Graphics 3000 nVidia GeForce 320M

Salidas de vídeo Micro HDMI Mini Display Port

Conexiones Gigabit Ethernet, USB 2.0, auri- 2 puertos USB 2.0, auriculares,

culares, tarjetas Micro SD, entrada tarjetas SD

de línea

Conectividad inalámbrica Wifi 802.11n y Bluetooth 3.0 Wifi 802.11n y Bluetooth 2.1+EDR

Batería Li-Ion de 40 W Liu-Poly de 37W

Sistema operativo Windows 7 Home Premium 64 bits Mac OS X Snow Leopard

Dimensiones (mm) 328 x 227 x 16,3 mm 325 x 227 x (0,4 – 19,4)

Peso (kg) 1,35 1,36

Índice WB 98 ND

Autonomía 3h 40m ND

ND* Se trata de valores “no disponibles” debido a que utiliza la plataforma de sistema operativo Apple Mac OS X sobre la que no es posible hasta el momento ejecutar nuestra suite de pruebas para medir rendimientos y autonomía con la CPU al 100 % de sus posibilidades.

Samsung NP900X3A

----------------------------

www.samsung.es

P.V.P: 1.699 EUR.

LO MEJOR: Pantalla y diseño

Rendimiento y autonomía

LO PEOR: Batería integrada

Capacidad del disco SSD

Calificación: *****