En este sentido, se debe recordar que la empresa mostró el Q1 Ultra por primera vez en marzo durante el transcurso de la feria Cebit , aunque no estableció un precio o una fecha de lanzamiento. En cambio, ayer lunes Samsung anunció que venderá 4 modelos de su gama Q1 Ultra con unos precios que irán de los 799 a los 1.499 dólares, significativamente más bajos que los precios de sus productos originales Q1 (entre 1.300 y 2.000 dólares).

El bajo precio también ayuda a la empresa a lanzar su UMPC como un compañero de peso ligero para los portátiles y ordenadores de sus clientes, por lo que puede ayudarle a ganar mercado a sus rivales Sony y OQO.

Samsung ha prestado especial interés en diferenciar sus nuevos productos de los smartphones, tal y como reflejan las declaraciones de Bret Berg, manager senior de marketing de producto de la compañía: “Un smartphone siempre será la plataforma ideal para usarse como un teléfono. Nunca sugeriría el UMPC como sustituto de los teléfonos, es demasiado grande para meterlo en un bolsillo”.

En su lugar, la empresa espera vender el producto a clientes que tengan que viajar frecuentemente por negocios y usuarios en mercados verticales como la automatización de la fuerza de ventas, estudios de campo y educación.