Con pantalla de siete pulgadas, cabe en el bolsillo como un smartphone y puede hacer casi lo mismo que un iPad de casi 10 pulgadas. Además tiene cámaras y soporta flash.

El Galaxy Tab ya ha llegado a las tiendas españolas para competir con el popular Apple iPad. Pero, al contrario que el iPad, el tablet de Samsung puede llevarse cómodamente en el bolsillo de una chaqueta, pues su pantalla de 7 pulgadas se sitúa en un término medio entre la de 9,7 pulgadas del iPad y las de hasta 4 pulgadas de los smartphones más grandes.

La comparación es inevitable. Su tamaño y su peso (380g) lo hacen perfecto para llevarlo siempre encima y sujetarlo cómodamente con una mano y, en cambio, es más que suficiente para poder ver un vídeo, leer un libro o una revista, o navegar por páginas web con comodidad.

El Galaxy Tab es, básicamente, un smart–phone Galaxy S que padece de gigantismo. Tiene el mismo procesador de 1 GHz, fabricado por Samsung, basado en un Cortex A8, y con un procesador gráfico PowerVR SGX540, integrado en el mismo chip. La memoria pueden ser 16 ó 32 GB y se amplía con una tarjeta microSD de hasta 32 MB adicionales.

También coinciden en el sistema operativo, Android 2.2 (FroYo), que es compatible con Adobe Flash Player 10.1 y HTML 5.0, lo que permite visualizar perfecta y rápidamente los contenidos de internet.

Lo único en lo que es peor es en la tecnología de su pantalla, que, aunque se ve excelentemente, se nota que es una TFT en lugar de la SuperAMOLED que utiliza el Galaxy S, por lo que la saturación de color y, sobre todo, la fidelidad del color cuando no estamos justo enfrente, es inferior. Además, la respuesta parece ligeramente más lenta que la del Galaxy S o la del iPad. Puede deberse a que la matriz táctil también sea diferente o a que el procesador tiene que trabajar con una pantalla de más resolución. Sin embargo, la velocidad, de trabajo objetiva es superior a la del Galaxy S.

Se puede conectar a redes Wi-Fi (hasta tipo n) y admite una tarjeta SIM para hacer conexiones 3G y hasta llamadas, pues Bluetooth 3.0, y se puede conectar, entre otras cosas, cualquier manos libres.

Otra de las cosas en que el Galaxy Tab aventaja al iPad es en las cámaras: una de videoconferencia en la parte delantera, con 1,3 megapíxeles, y otra de tres megapíxeles en la parte trasera para hacer fotos y grabar vídeos, aunque para esto sí que no resulta nada cómodo. Quizá por eso la cámara sea peor que la del Galaxy S, que cuenta con cinco megapíxeles.

Hemos sometido al tablet a las pruebas con Quadrant Standar y hemos comparado el resultado con un Galaxy S con la misma versión de sistema operativo y, como adelantábamos, el Tab es algo más rápido, consiguiendo una puntuación de 1.093, frente a los 959 que obtiene el smartphone. En el ranking que muestra el benchmark sólo es superado por el Nexus One, el HTC Evo y el Motorola Droid con Android 2.2, y por el Droid con la versión 2.1 de sistema.

El Galaxy Tab está disponible con diferentes planes de precios, por lo que su coste dependerá del operador, de los puntos acumulados y del compromiso adquirido: de 339 a 529 euros con Orange o de 149 a 349 con Vodafone.

Lo mejor: Cabe en un bolsillo

Lo peor: Tacto algo lento

Samsung Galaxy Tab

-----------------------------

Fabricante: Samsung

WEB: www.samsung.es

IDIOMA: Castellano

PVP: 849 € (Libre)

Calificación: ***** (Producto recomendado)