Android 3.0, la versión de sistema operativo diseñado específicamente para tablets, se hace finalmente realidad y llega de manos del nuevo tablet Galaxy Tab 10.1v que Samsung nos propone, asociado a planes de precios de la operadora Vodafone. Es la principal diferencia con respecto al Galaxy original con pantalla de 7 pulgadas, que además de ampliar su pantalla y asemejarse en mayor medida al iPad de Apple, incrementa las prestaciones con CPU y GPU mejores.

Su peso es ligeramente superior al iPad 2, pero tan sólo por unos gramos más. Lo mismo sucede con su grosor, que alcanza los 10,9 milímetros frente a los 8 del nuevo iPad 2. Esto no impide que sea cómodo de transportar y manejar, para lo que presenta una serie de hendiduras en su parte posterior, con las que es posible sujetarlo de manera más segura. El modelo que tenemos entre manos se comercializa en exclusiva con Vodafone, con conectividad 3G, mediante tarjeta SIM, cuya ranura se encuentra en uno de sus laterales, puesto que su tapa posterior no puede ser retirada. Si continuamos desglosando su hardware, el nuevo Galaxy puede capturar vídeos a 720p gracias a su excelente cámara de la cara posterior de 8 megapíxeles, así como realizar videoconferencias con la frontal que se queda en los 2 megapíxeles. Los dos altavoces situados a ambos laterales de la pantalla permiten emular cierto sonido envolvente a la hora de reproducir contenidos de vídeo o películas. El resto de características destacables son su capacidad de almacenamiento, disponible con 16, 32 ó 64 GB, junto con giroscopio, acelerómetro y sensor de luz ambiente para adaptar el brillo e iluminación de la pantalla a las necesidades de cada instante. La aceleración gráfica dada por el chipset Tegra 2 de nVidia, se encuentra respaldada por el procesador de doble núcleo a 1 GHz de velocidad.

Sensaciones táctiles

Su pantalla es TFT WXGA con un formato panorámico frente a la modalida de 4:3 del iPad, y permite fijar resoluciones de 1280 x 800 píxeles. La visión gana enteros frente al modelo de 7 pulgadas, con elevados niveles de brillo y contraste que la otorgan cierta claridad cristalina en la reproducción, a pesar de que no cuente con tecnología AMOLED. Además, Android 3.0 también ayuda en lo que a vistosidad se refiere, con 5 pantallas de inicio personalizables con accesos directos y widgets activos que pueden consultarse sin necesidad de lanzar la aplicación. En la futura versión Sandwich de Android, anunciada por Google para finales de año, será posible redimensionar dichas ventanas a gusto del usuario.

Interfaz Android 3.0

También la barra de acción, desplazada a la parte inferior, frente a lo habitual de Android 2.3 que se situaba arriba, ofrece cuatro funciones básicas para poder retroceder de ventana, regresar a la posición inicial, desplegar los ajustes de la aplicación que estamos utilizando, o bien, abrir en miniatura las aplicaciones que se encuentran abiertas para poder saltar de una a otra, aprovechando el entorno multitarea. Y es que esta nueva disposición se asemeja bastante a la típica barra de estado de Windows, puesto que en la esquina inferior derecha aparece en todo momento la hora, el estado de la batería y la conectividad, así como los mensajes relacionados con las alertas y descargas de aplicaciones. Incluso cuando estés reproduciendo vídeo a pantalla completa, estas opciones se encuentran visibles, permitiendo su manejo, así como modificar los ajustes del sistema, como pueda ser el brillo de la pantalla.

La respuesta táctil de la pantalla resulta ágil en todo momento. El despliegue de su teclado virtual también aprovecha toda el área de la pantalla, incluso cuando el tablet está en posición de retrato. Android ha hecho un gran trabajo, en las aplicaciones incluidas con el sistema operativo. El gestor de correo en posición horizontal muestra los mensajes junto con las bandejas de los mensajes. Al girarlo a la vertical, la pantalla pasa a visualizar el mensaje a pantalla completa. Estos efectos visuales hacen que el uso resulte más funcional y nos eviten pasos intermedios. Mediante software, es posible bloquear el sensor de giroscopio para anular el giro de la pantalla, algo que nos recuerda a los pasos dados por Apple con su iPad, y que resulta interesante cuando manejamos al Galaxy en una posición poco ortodoxa.

Su navegador maneja contenidos Flash y, como novedad, contempla la navegación de pestañas en modo incógnito, eliminando cualquier huella una vez que esta ventana del navegador ha sido cerrada. De serie, el tablet viene con aplicaciones interesantes, como Google Earth o Body, que permite hacernos una idea de su potencial. Sin embargo, echamos en falta algún tipo de personalización por parte de Samsung en lo que a software se refiere, del mismo modo que lo viene haciendo en sus teléfonos avanzados smartphone, en los que es posible ver el despliegue de TouchWiz.

Android 3.0 todavía tiene aspectos que corregir, como el no permitir cerrar las aplicaciones de forma natural, o movernos por las que se encuentran abiertas (tan sólo visualiza las últimas utilizadas). Al acceder a aplicaciones, permite manejar sólo dos pestañas (general o descargadas). Suponemos que futuras versiones ofrecerán una agrupación más lógica de cara a su localización rápida.

Rendimiento

Durante las pruebas, haciendo un uso intensivo de la conectividad WiFi, apreciamos cierto calentamiento de la zona donde se encuentra ubicado el chip, en su parte posterior. Sólo sucede cuando la demanda de ancho de banda es muy elevada.

Su batería de 6860 mAh es de gran capacidad, y realiza un gran trabajo cuando se mantienen controladas las aplicaciones que utilizan tráfico 3G. No obstante, tras la experiencia con otros modelos, la sensación es que en autonomía el nuevo Galaxy Tab 10.1v se ve superado por el iPad 2. También echamos en falta un extra de almacenamiento, especialmente para aquellos que opten por el modelo económico de 16 GB. No cuenta con ranura de tarjetas. Otro factor que tenemos que asumir de Samsung es la utilización de su conector de datos y alimentación con cable dedicado, el cual tendrás que llevar encima si no quieres llevarte sorpresas para recargar la batería. Los usuarios de Apple es algo a lo que están acostumbrados, mientras que el resto comenzábamos a disfrutar de las bondades del micro USB, tan generalizado entre los smartphone Android de diferentes marcas.

Los usuarios que deseen aprovechar su calidad gráfica con una pantalla de gran formato tendrán que optar por un adaptador dedicado, lo que supone un coste extra. Con el tablet, tan sólo se incluye el alimentador, el cable de datos y unos auriculares manos libres. Lo que nos agradó especialmente en esta primera toma de contacto con Android 3.0 es la experiencia real multitarea conseguida. El hardware de Samsung realiza una gran labor. La cámara de 8 MP también contempla autoenfoque en la captura de instantáneas, así como grabaciones de vídeo a calidad de 720p. La aplicación dedicada despliega en su parte derecha una serie de opciones a modo de dial que pueden ser manejadas con el dedo pulgar.

Utilizamos como en anteriores ocasiones la aplicación Quadrant Estándar para evaluar el rendimiento y obtuvimos un índice de 1832, muy por encima de los 1093 que arrojó el modelo Galaxy Tab de 7” y muy a la par de los smartphone tope de gama Android, como el Desire HD y su puntuación de 2059.

Reproduciendo vídeo de manera continuada con la pantalla a su nivel máximo de brillo, nos dejó una autonomía de 5 horas y 42 minutos, muy válido para usarlo como reproductor. Realizando un uso moderado del equipo, con correo push email y redes sociales, logramos quedarnos a las puertas de los dos días, antes de volver a recargarlo, consultando puntualmente Webs.

No te defraudará

En definitiva, nos encontramos ante un serio competidor del iPad. A pesar de que sea el primer modelo de tablet que se comercializa en nuestro país con sistema operativo Android 3.0, el hardware ofrece la aceleración necesaria, compitiendo en prestaciones con los nuevos smartphone de doble núcleo. Por su parte, su lente de 8 megapíxeles permite sacar partido a la captura de instantáneas. Y su pantalla, mantiene la esencia que ya nos demostró el Galaxy de 7 pulgadas. La suma de todos estos aspectos hace posible que acabemos recomendándote este terminal, a pesar de que su precio de adquisición siga resultando un tanto elevado.

Procesador Dual Core de 1 GHz

--------------------------------------------------------------

Chipset Qualcomm MSM7227

Memoria RAM (MB) 1 GB

Almacenamiento 16 GB

Ranura de tarjetas No

Pantalla/ Tecnología 10,1”/ TFT capacitiva

Resolución (píxeles) 1200 x 800

Conectividad Wi-Fi (802.11b/g), Bluetooth 2.1 + EDR, 3G y GPS asistido

Cámaras (Megapíxeles) 8 Mp/ frontal 2 Mp

Conectores Samsung dedicado y auriculares

Tecnologías Acelerómetro, GPS, y sensor G

Sistema Operativo Android 3.0

Peso (gramos) 599

Dimensiones (mm) 246 x 109 x 171

Batería Li-Polymer de 6860 mAh

Samsung Galaxy Tab 10.1

-----------------------------------

www.samsungmobile.es

P.V.P: Desde 299 € con plan de datos

LO MEJOR: Sistema operativo Android 3.0

Agilidad de pantalla táctil

LO PEOR: Autonomía

Sin tarjeta de memoria o salida de vídeo

Calificación: *****