Chrome OS está disponible y el Samsung Chromebook Series 5, que saldrá el 15 de junio, será uno de los dos portátiles con los que se pueda experimentar con el sistema operativo de Google basado en la Web. La informática es ahora más interesante.

Cuando Chrome OS fue anunciado por primera vez hace dos años, me pregunté si realmente se necesitaba otro sistema operativo móvil. Muchas de mis preguntas siguen en pie, especialmente dado el gran éxito de Android. Pero después de utilizar el Samsung Chromebook Series 5 durante una noche, me sorprendió gratamente ver hasta qué punto algunos aspectos del ordenador portátil y su sistema operativo han llegado lejos.

Desde el exterior, el Chromebook se parece a cualquier ordenador portátil ultraligero, salvo por el logotipo de Google Chrome en la cubierta exterior. Mide 11,6 8,6 0,8 pulgadas, es compacto pero no especialmente esbelto.

Su peso no impresiona, sin embargo. Con 3,3 libras, no es un peso pluma como el MacBook Air de Apple. No obstante, al menos Chromebook parece engañosamente más ligero de lo que es, un fenómeno del que me di cuenta cuando comprobé la manera tan equilibrada con la que puedes coger el portátil con la mano. Me sorprendió la facilidad con la que podía agarrar el Chromebook en una mano.

Arranque rápido

Uno de los principales argumentos de venta de Chromebook es su casi instantáneo arranque. Se pone en marcha en menos de 10 segundos a partir de un encendido en frío, y está listo para usarlo tan pronto como abres la tapa para despertarlo del modo hibernación. Esta sensación de inmediatez se consigue con un tablet con Android 3.0, pero el tiempo de arranque en frío sigue siendo un diferenciador importante. Android sigue teniendo que gestionar cuellos de botella de inicio que provocan que los tiempos de parada y arranque cuesten algún tiempo. Ninguno de los tablets con Android 3.0 que he probado me han cautivado con sus tiempos de arranque, y con un par, literalmente era capaz de agarrar un poco de té helado y tomarme la mitad antes de que el tablet volviera a la vida.

Si bien algunos de estos arranques de inicio del Chromebook se deben al diseño de Chrome OS, algunos de ellos tal vez podrían deberse a los componentes internos. La Serie 5 en realidad tiene algunos de los componentes que componen los netbooks de hoy en día: tiene un Intel Atom N570 a 1,66 GHz de doble núcleo, 2 GB de RAM y un disco SSD de 16 GB mSATA (utilizado para el almacenamiento en caché de datos a nivel local). Estas especificaciones son más sustanciosas de lo que encontrarás en un tablet de Android en la actualidad.

La conectividad física en la Serie 5 Chromebook es mínima. Todos los puertos a lo largo de los lados se encuentran escondidos debajo de las cubiertas, a excepción de un único puerto USB 2.0 en la parte posterior derecha del portátil. Tendrás una ranura para tarjetas SDHC en la parte delantera, otro puerto USB 2.0 debajo de una cubierta a la izquierda, un puerto de salida de video y una ranura para la tarjeta SIM de tamaño completo (en los modelos blanco y titanio con capacidad 3G). La entrada de auriculares de 3,5 mm sirve como una entrada de micrófono y el Chromebook tiene una cámara web de 1 megapíxel para video chat.

El teclado de estilo isleño es muy espacioso y cómodo para mecanografiar con los dedos. Me gustó el trackpad suave y espacioso, no estaba rígido, como lo he encontrado en otros touchpads que también sirven como botones del ratón. Las teclas de función de antaño que estaban situadas en una fila en los teclados se ha sustituido por otras para el explorador, aunque la idea de tener botones de navegación como la última página, página hacia adelante, volver a cargar, y la ventana de nueva construcción se encuentra tan arriba en el teclado que puede ser contraproducente (prefiero que dichas teclas estén más cómodamente situadas, pero voy a necesitar más tiempo con el portátil para decir lo bien que funcionan en la práctica).

Gestor de archivos

Oí en la conferencia Google I/O presentar el Chromebook y escuchar sobre el gestor de archivos que se ha añadido a Chromebook. He estado haciendo un seguimiento para intentar gestionar archivos de manera nativa en los sistemas operativos móviles, y estaba ansiosa por encontrar a esta función en Chromebook.

Mi prueba de tortura era simple: saqué una unidad USB al azar y la conecté al puerto USB. Chrome OS reconoció rápidamente de almacenamiento externo, y hasta apareció el gestor de archivos como otra pestaña en el navegador Chrome en la pantalla. Tuve la oportunidad de ver mis carpetas y archivos, seleccionar uno de ellos, hacer una vista previa de la imagen en un panel a la derecha, o hacer doble clic para abrir la imagen.

Las imágenes de alta resolución no siempre cambian de tamaño automáticamente para ajustarse a la pantalla (como lo hacen cuando se hace doble clic en una foto en Microsoft Windows Explorer y abre la ventana Visor de fotos), pero se veían bien en el portátil de 12,1 pulgadas y 1280 x 800 píxeles de resolución. Muy bien. Los colores eran vivos y se representan con precisión (y no con pequeños trucos, como hemos visto, con meteduras de patas inlcuidas, en Android 3.0). El gestor de archivos sigue siendo limitado por ahora, ya que la versión que utiliza no tenía la capacidad para hacer las funciones básicas de copia de archivos, pero un representante de Google prometió que la funcionalidad estará lista pronto.

Mientras curioseaba la interfaz de Chrome OS, observé cómo las aplicaciones aparecen en el navegador Chrome. También intenté reproducir mi experiencia habitual de navegar por la Web con en el navegador Chrome del Chromebook. (Hum. Creo que acabo de probar las veces que una puede poner Chrome en una frase). El uso que yo estaba tratando de medir aquí es el escenario en el que ves 30 pestañas diferentes y abiertas al mismo tiempo, y en una sola ventana. Mientras aprendía un par de atajos, como saltar a una pestaña diferente pulsando el número de la pestaña y una combinación de teclas, hablaba con los representantes de Google sobre este escenario y me enteré de que en este momento, no es fácil moverse entre las decenas de pestañas abiertas. Esas pestañas se redujeron hasta unas pocas con “...” como identificación, por lo que no hay manera de averiguar lo que hay realmente en esa pestaña.

Teniendo en cuenta estas pestañas, que en el universo Chrome OS pueden ser los documentos abiertos, archivos multimedia, aplicaciones y páginas Web, desde luego supone un reto de interfaz que Google tendrá que resolver, y pronto. Representantes de Google explicaron que hay varios enfoques que están siendo considerados, pero no han querido poner al descubierto nada por el momento. Por supuesto, aquí es donde las actualizaciones regulares de Chromebook y Chrome OS, actualmente previstas una vez cada seis semanas, serán muy útiles.

No estoy convencida de que todo el mundo quiera, o incluso necesite, un Chromebook. Pero lo que he visto hasta ahora parece ser prometedor. Y con los precios para los modelos de Samsung a partir de 430 dólares para la versión WiFi, y 499 para la versión 3G, el Chromebok parece que va a dar a los netbooks y portátiles ultraligeros una nueva competencia.

Samsung Series 5

--------------------------

www.samsung.es

P.V.P: 430 dólares para la versión WiFi, y 499 para la versión 3G 28 dólares/mes/usuario para empresas, y 20$ para centros educativos.

LO MEJOR: Rápido encendido

Política de actualización

LO PEOR: Gestión de pestañas

Ubicación de las teclas