Tiene el tamaño de una aspiradora, pesa cinco kilos y puede ser controlado a través de un teléfono móvil. Se trata de Maron-1, un robot desarrollado por Fujitsu que, previsiblemente, saldrá a la venta dentro de un año por unos 1.600 euros. Está equipado con cámaras que pueden enviar imágenes al móvil del propietario, y tiene tres cometidos principales: vigilar el hogar, controlar dispositivos y electrodomésticos y avisar al dueño si ocurre algo extraño. Se comunica a través de un módem inalámbrico PC Card y dispone de un panel de control LCD de 4 pulgadas, puerto de infrarrojos para controlar dispositivos, dos videocámaras y un sensor de proximidad. Eso sí, no puede bajar escaleras. Más información en www.fujitsu.com.