Últimamente se está hablando mucho de la grabación en formato DVD debido a la espectacular bajada de precios de las grabadoras y a la aparición de software fácil de usar para la creación, edición y grabación en formato de alta calidad. Con este artículo conocerá a fondo las mejores grabadoras en formato DVD que hay actualmente en el mercado.

Es uno de los productos más polémicos en la actualidad, sobre todo debido a la gran controversia que ha generado la grabación de películas en alta calidad. Está en boca de todos: suscita inquietudes a las grandes multinacionales cinematográficas de Hollywood y a toda la industria musical. La grabación en DVD es un asunto que no deja al margen a nadie. Pero antes de comprar dispositivos y consumibles para grabar DVD debemos tener en cuenta ciertos factores importantes como las velocidades de grabación o los formatos existentes.

Debido a la multitud de grabadoras que hay en el mercado, hemos decidido centrar esta comparativa en las más compatibles: las multiformato. Y es que la posibilidad de grabar con independencia de formatos y plataformas es algo bastante importante a la hora de decantarse por una grabadora u otra.

Las grandes superficies están plagadas de ellas, con diferentes características, velocidades y precios, pero no todo el mundo conoce muy bien cuáles son los puntos clave que nos deben guiar a la hora de comprar este tipo de productos. Aquí le mostramos nueve de los mejores dispositivos existentes en el mercado para estos menesteres.

Los orígenes del DVD

Pero antes de entrar en materia, lo primero que debemos saber es a qué nos referimos con el DVD y cómo hemos llegado a la situación actual. Para ello, vamos a remontarnos a 1995, cuando podemos hablar de la aparición del DVD propiamente dicho.

El DVD nació de la fusión entre dos grandes formatos que intentaban alcanzar la mayor cuota de mercado: el MMCD y el SD. El primero de ellos, MultiMedia CD (MMCD), estaba respaldado por Sony y Philips y el segundo, Super Density (SD), tenía como soporte a Matsushita Time Warner y Toshiba.

Así que para acabar con los problemas entre ambos formatos, y debido a las diferencias irreconciliables de ambos, IBM actuó como mediadora en alianza con otras empresas, para que se unificasen las dos facciones y así crear un frente común desde el que poder gestionar todas las especificaciones. En este punto apareció el DVD Consortium, que después pasaría a denominarse DVD Forum (www.dvdforum.org), y que poco a poco iría reuniendo más fabricantes con el fin de estandarizar el soporte.

Así que gracias al DVD Forum conocemos el formato DVD tal y como es actualmente, ya que fue la entidad responsable de extraer lo mejor de los dos formatos existentes entonces y crear un único soporte estandarizado.

Diferencias entre formatos

Pero después de esta pequeña introducción a la historia del DVD, hemos de centrarnos en los formatos que actualmente existen en el mercado: DVD-RAM, DVD+RW y DVD-RW.

En primer lugar hay que descartar prácticamente uno de ellos: el DVD-RAM. A modo de información, simplemente bastará con comentar que el acrónimo de RAM es Random Access Memory (acceso aleatorio a memoria) y que ha evolucionado desde los 2,6 GB hasta los 4,7 actuales (5,2 GB y 9,4 GB a doble cara, respectivamente). En sus primeras versiones era necesario que estos DVD-RAM estuvieran dentro de una protección que con la evolución se ha perdido, ya que ahora ofrecen un aspecto idéntico al de cualquier DVD convencional. No obstante estos discos son cada vez menos utilizados a nivel comercial.

Realmente los dos formatos que se disputan el mercado son +RW y –RW. Y el lector se preguntará ¿qué significa eso de los DVD +R y -R?, ¿qué diferencias hay entre ellos (además del precio)?, ¿qué ventajas e inconvenientes tienen?

Pues en primer lugar, la principal diferencia entre ambos formatos es la compatibilidad con el resto de reproductores del mercado. Y es que, debido a la multitud de modos de lectura de discos DVD (consolas, home cinema, ordenadores, etc.) es necesario un método de grabación que nos asegure esa compatibilidad que nos permita grabar un disco y poder visualizarlo desde otro lector distinto.

En este punto, los problemas, más que +R o –R (que son prácticamente compatibles con cualquier sistema de última generación), los presentan los regrabables (+RW, -RW), principalmente por el método de grabación que tiene cada uno, ya que es diferente.

Para comenzar, el proceso de grabación en discos –RW es algo más complicado que en los +RW, debido a que necesita formatear la unidad antes de grabar sobre ella, además de ejecutar una inicialización y un cierre de sesión. Además, las +RW son capaces de detener la grabación de modo automático (a causa de una insuficiencia de datos, lo que impide el Buffer Underrun, que tantos problemas generó en los CD).

Contubernio entre formatos

Debido a los distintos tipos de formatos que tenemos actualmente en el mercado, en teoría sería necesario adquirir un dispositivo compatible con cada uno de ellos, ya que un DVD grabado con un dispositivo grabadora con tecnología +R no podría leerse en un dispositivo -R.

Con el fin de sortear este pequeño entuerto, los fabricantes optaron por vender unidades grabadoras multiformato; es decir, que son capaces de leer todos los formatos... ¿o no?. Existen tres formatos diferentes de soportes DVD: el DVD+R, el DVD-R y el DVD-RAM. Pues bien, todas las grabadoras aquí evaluadas (y autodenominadas multiformato), son compatibles con los dos primeros, pero no lo son con el último de ellos (salvo LG). Una característica por otro lado poco criticable, ya que todo apunta a que el DVD-RAM está paulatinamente quedando en desuso, pero aún hay ciertos sectores que lo utilizan, sobre todo los que se dedican a la creación de discos compatibles con el mayor número de formatos y plataformas.

Mucho cuidado con los DVD vírgenes

Debido a los distintos tipos de formatos de DVD, velocidades de grabación y marcas de dispositivos, hay ciertas consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de comprar discos DVD vírgenes. Una de ellas, y probablemente clave, es la elección de la velocidad de los discos que más se adecue a nuestra grabadora. Y es que, a diferencia de la grabación en formato CD, las velocidades en los discos DVD son muy importantes, debido sobre todo a que la cantidad de datos que se mueve es mucho más elevada. Por eso la medida de las velocidades en grabadoras DVD no tiene nada que ver con las de CD, ya que mientras 1x en formato CD equivale a 150 kbps, en DVD son 1.380 kbps, o lo que es lo mismo; el DVD es capaz de grabar 10 veces más rápido que un CD. Así, la conjunción entre la velocidad de la grabadora y de los discos es directamente proporcional al tiempo de grabación que, debido a lo anteriormente explicado, es bastante más alto.

Por ello es muy recomendable comprar discos con la velocidad exacta que indica nuestra grabadora en cada una de sus funciones ya que, por ejemplo, el mero hecho de comprar un DVD a 1x mientras nuestra grabadora soporta la grabación a 2x supone una pérdida de la mitad del tiempo (en este caso, si grabamos a 1x tardaremos una hora aproximadamente y si grabamos a 2x, media hora, lo que supone una considerable reducción del tiempo de grabación).

No obstante, según hemos podido comprobar, aunque ya se venden grabadoras D