Una de las mayores “pegas” que se han achacado a los servicios web desde su inicio es la poca eficiencia que ofrecen al intercambiar datos en general e información binaria en particular por estar basados en XML. El consorcio de la Web, el W3C, ha presentado unas nuevas recomendaciones relacionadas con la eficiencia y el rendimiento del protocolo SOAP 1.2.

La primera de ellas, XOP (XML-binary Optimizad Packaging) presenta las formas estándares de incluir datos binarios empaquetados en un documento XML. La segunda, MTOM (Message Transformation Optimization Mechanism) utiliza la anterior para optimizar la transmisión de los mensajes. Por fin, la tercera recomendación, llamada RRSHB (Resource Representation SOAP Header Block), se encarga de la gestión de la caché de estos datos en los programas cliente que hagan uso de lo anterior, lo cual es especialmente importante en entornos con pequeño ancho de banda. Empresas como BEA Systems y Microsoft ya han manifestado su intención de adecuarse a las especificaciones. Se pueden leer y descargar directamente desde www.w3c.org/2002/ws/.