Los estudiantes de la universidad de tecnología de Auckland se encuentran trabajando en un proyecto que permitirá incluir reconocimiento de voz en los dispositivos de mano, para que los usuarios empresariales puedan recuperar mensajes y otras informaciones a través de un comando vocal. La idea es suprimir el teclado y sustituirlo por el habla.

El creador de esta tecnología, Stephen Reed, está convencido de que las soluciones basadas en hardware son las más prometedoras, y de que las aplicaciones de voz en software siempre serán demasiado lentas.