El éxito de un sistema operativo se mide por el número de aplicaciones diseñadas para dicho sistema. En el caso de Windows 95 ya es posible conseguir más de 40 de las principales aplicaciones con versiones nativas para Windows 95.

Windows 95 no va a estar solo en su largo camino. Tarde o temprano todos los fabricantes desarrollarán versiones para Windows 95 de sus programas actuales para Windows 3.1. La tendencia es inevitable y hoy por hoy todas las compañías saben que un producto para Windows 95 se va a vender mejor (y tiene más tiempo de vida) que un programa para Windows 3.1 o para DOS. La rapidez con que salgan los programas puede ser decisiva para su implantación en el mercado. Y, sin duda alguna, este es el mejor momento para que las pequeñas compañías intenten introducirse en mercados que luego se convierten en cerrados. Por ello, los fabricantes luchan a marchas forzadas para ofrecer sus productos lo antes posible a los usuarios. En los artículos de las páginas siguientes se comentan más de 40 programas diseñados específicamente para Windows 95, divididos en categorías según el tipo de programa: paquetes integrados, hojas de cálculo, procesadores de texto, comunicaciones, utilidades, diseño, autoedición, programación, etc.

Por supuesto, no es necesario comprar ninguna aplicación para Windows 95 aunque se acabe de actualizar al nuevo sistema operativo. Todas las aplicaciones antiguas para DOS y Windows 3.1 funcionarán sin problemas, pero eso sí, sin aprovecharse de las características propias del nevo sistema. Por el contrario, las aplicaciones de 32 bits para Windows 95 se ejecutarán mejor y más rápido. En primer lugar, gracias a la multitarea preemptive (en la cual los programas comparten el microprocesador de una forma más razonable) y al multithreading (ejecución simultánea de varios procesos dentro de una aplicación), el usuario estará menos tiempo esperando mientras el ordenador muestra el icono del reloj de arena. Además, se trata de aplicaciones de 32 bits frente a las aplicaciones de 16 bits de Windows 3.1, lo cual permite a los programadores utilizar un espacio de direcciones más grande y simplifica la programación.

Otra característica de las aplicaciones para Windows 95 es que soportan los nombres largos de ficheros, es decir, abren y guardan ficheros con nombres largos. Este es uno de los principales motivos para actualizarse a las nuevas versiones, pues la comodidad que ofrecen los nombres largos es impagable. Un procesador de textos que no reconoce nombres largos es un inconveniente, pues siempre se puede acudir al nombre corto asociado que Windows 95 crea de forma automática para cada nombre largo. Pero en un programa de desfragmentación o copias de seguridad, ese inconveniente puede corromper el sistema. Conclusión: actualizar las aplicaciones puede ser opcional, pero actualizar las utilidades es completamente necesario.

Los programas para Windows 95 también hacen uso de la papelera a la hora de borrar ficheros, de forma que el usuario siempre pueda abrir la papelera para recuperar los ficheros borrados con el programa. Además, añaden una entrada en la lista Documentos del menú Inicio, donde se guarda un acceso directo de los últimos documentos abiertos en el sistema.

La desinstalación también es un punto importante, pues un programa para Windows 95 tiene que añadir una entrada en la lista Agregar o quitar programas del Panel de control, a través de la cual sea posible desinstalar completamente el programa de forma automática. Se trata de una desinstalación completa que no sólo borra los ficheros y directorios del programa, sino que suprime las entradas del registro, las asociaciones creadas, los grupos del escritorio, las librerías copiadas en el directorio de Windows, etc.

Existen otras características que debe cumplir un programa para Windows 95. En primer lugar, los controles empleados en su interfaz deben seguir las normas impuestas por el sistema. Es decir, las ventanas se organizan en base a fichas a las que se accede haciendo clic sobre la pestaña con el nombre de la ficha, la información organizada se presenta mediante iconos expandibles, etc.

Finalmente, señalar que los programas para Windows 95 seguramente crearán durante la instalación una asociación entre el programa y el tipo de datos que gestionan (por ejemplo, entre el tipo de datos XLS y la hoja de cálculo Excel). Usted puede comprobar la lista de asociaciones abriendo la ventana Mi PC (o cualquier carpeta), menú Ver, comando Opciones, ficha Tipos de archivos. Además, algunos programas añadirán a Windows 95 visores de fichero que soporten el formato de los ficheros de datos con los que trabaja el programa, lo cual permitirá ver esos ficheros a través de la opción Vista rápida que aparece en el menú contextual de todos los objetos.

Cuando un programa cumple todas las características anteriormente citadas (desinstalación, 32 bits, multithreading, nombres largos, papelera, etc.) puede exhibir un logotipo que lo distingue como aplicación diseñada para Windows 95. Los programas que muestran este logotipo en la caja del producto o en la publicidad han superado los tests de pruebas de Microsoft que certifican que son totalmente compatibles para Windows 95 y que hacen uso de todas sus características. Es muy importante que distinga entre aquellos programas con el logotipo "Diseñado para Windows 95" (vea el logotipo en una de las figuras adjuntas) y los programas que se venden como preparados para Windows 95. Estos últimos son programas que se pueden ejecutar sin problemas en Windows 95, pero como aplicaciones 16 bits para Windows 3.1, es decir, sin hacer uso de ninguna de las características propias de Windows 95.

Antes de analizar cada uno de los segmentos de software, es importante señalar que los artículos no son análisis y pruebas comparativas. En primer lugar, todavía no han salido programas importantes que darán mucho juego en el mercado (por ejemplo, no sería lógico hacer una comparativa exhaustiva de Microsoft Word 7.0 frente a Lotus WordPro 96, sin tener en cuenta que antes de finalizar el año aparecerá WordPerfect para Windows 95). Por otra parte, las versiones de algunos programas que han tenido los colaboradores de PC World no eran productos finales, sino versiones beta con fallos e imperfecciones. De todas formas, prácticamente todos los programas citados en estos artículos estarán ya disponibles para este mes de Noviembre.

Indice

Suites y paquetes integrados 185

Diseño y Autoedición 191

Programas de información personal 201

Utilidades 205

Procesadores de textos 219

Bases de datos 227

Hojas de cálculo 233

Programas de presentaciones 239

Programas de complementos gráficos 245

Comunicaciones 267

Herramientas de programación 273

Contabilidad y gestión 279

Aplicaciones shareware para Windows 95 283