A pesar de la creciente potencia gráfica de hojas de cálculo y procesadores de textos, muchos son los ámbitos del grafismo y generación de diagramas que pueden ser complementados por programas específicos y de gran potencial.

Hojas de cálculo y procesadores de texto, fundamentalmente, han incrementado enormemente sus capacidades para tratar y crear diagramas y gráficos. Normalmente, los procesadores de textos disponen de módulos separados para ello, las hojas de cálculo hacen un hincapié mucho mayor en estos aspectos. Con todo, nadie es perfecto y, a pesar de alcanzar tamaños casi exagerados, dejan huecos sensibles para muchos usuarios. Son esos huecos los que se pueden cubrir perfectamente con otros programas complementarios.

Tal vez por ello, la estrategia seguida por muchas empresas es la de conjugar un excelente buen hacer como aplicaciones independientes, con una integración (normalmente a través del estándar OLE 2) con las suites más extendidas del mercado. Pero, ¿cuáles son esos supuestos huecos a cubrir? Cada usuario puede tener sus propias necesidades, aunque generalmente se centrarán en los diagramas de flujo, esquemas y gráficos empresariales, estadísticos y técnicos.

En el momento de escribir este artículo, ya se han presentado dos excelentes productos: Visio 4.0 y Harvard ChartXL 2.0. Ambos se integran en (son aplicaciones para) Windows 95 y, además, son aplicaciones diseñadas para trabajar conjuntamente con suites tipo Microsoft Office, Novell PerfectOffice y Lotus SmartSuite. Obsérvese cómo se han, incluso, adelantado a la aparición de las respectivas suites, ya que tan sólo la de Microsoft está actualmente disponible en el mercado.

Hay dos condiciones que deben cumplir estos productos: su especificidad y mayor potencia que lo que hacen los productos a los que complementan; y, por otra parte, buscar una sencillez de uso igual o mayor, para no aumentar la curva de aprendizaje de forma que los hagan atractivos pero excesivamente complicados para usuarios de tipo medio y hasta bajo (en términos de usuario informático, claro está).

Los dos productos que repasaremos, ya estaban disponibles en versiones para Windows 3.1 y han aprovechado la adecuación al entorno Windows 95 para, además, potenciar más todavía sus ya destacables capacidades para las tareas y sencillez de empleo. Ambos, además, se presentan en formatos duales, disquetes y CD-ROM, ambos disponen de una buena cantidad de prestaciones complementarias y ambos son verdaderos entornos Windows 95 (incluyendo su capacidad de desinstalación automática, uso del botón derecho del ratón, cumplimiento con el estándar OLE 2, aceptación de nombres largos de archivo, etc.).

Desafortunadamente, ninguno de ellos se encuentra actualmente traducido. Nos parece probable que si el mercado lo exige, Harvard ChartXL pueda estarlo, ya que la empresa está en proceso de traducción de Harvard Graphics (un paquete de presentaciones, del que hablamos en este mismo número de PC World). Ignoramos absolutamente la posibilidad de traducción de Visio.

Visio 4.0

Si ya Visio 3.0 era un producto altamente productivo y muy agradable de utilizar, la nueva versión mantiene todas sus propiedades y da un notable paso adelante. Visio es un programa algo difícil de encasillar en grupos estándar de aplicaciones. Es, desde luego, un potente creador de diagramas, bien sean de flujo, bien de procesos, bien de diseños de esquemas; pero además cubre un aspectos de diseño gráfico más generales.

Como producto de diagramas, no es tan profesional como ABC FlowCharter, de Micrografx, sin duda el mejor hasta la fecha; pero nos proporciona algo más en el tratamiento de imágenes externas, textos, rotaciones y, sobre todo, en su excelente integración con Microsoft Office, Lotus SmartSuite y Novell PerfectOffice. Según sea nuestra elección, mimetizará sus entornos, en cuanto a barras de herramientas y apariencias de iconos. En eso puede ser un ejemplo de lo que cabría esperar de un complemento a las suites más extendidas del mercado.

En cuanto al trabajo con Visio, refiriéndonos a sus potencialidades, se basa fundamentalmente en arrastrar y soltar elementos, desde paletas hasta el área de diseño; una vez allí, se realizan operaciones de redimensionamiento, alineación, definición de propiedades de color y relleno, textos y enlaces. Las paletas de elementos se denominan Stencils y, en la presente versión, se dispone de un total de 29. Los elementos predefinidos en ellas se denominan SmartShapes (con más de 1.000), entre los que se encuentran específicos de: diagramas de flujo, diagramas de bloques, de entidad/relación, de organización, diseño de redes, control de calidad, marketing, gráficos de líneas de tiempo de proyectos, mapas geográficos, etc.

Visio 4.0 incluye versiones para Windows 95/Windows NT y Windows 3.1, de manera que se detecta automáticamente el entorno de trabajo durante la instalación, disponiendo los ejecutables Win32 o Win16, respectivamente. Además de la plena integración de su entorno y la compatibilidad con las suites antes aludidas, Visio cumple con las normas de conectividad Lotus Notes, a través de Notes/FX.

Se han mejorado o integrado como novedad, según los casos, los asistentes para crear diagramas específicos de tareas, con selección de paletas de símbolos y diseños básicos de páginas; se incluye un sistema de corrección ortográfica, aunque al estar en inglés pierde casi todo su interés para nosotros; dispone de conversores de diagramas de flujo de ABC FlowCharter (versiones 2, 3 y 4) y de CorelFLOW (versión 2.0); conexión actualizable con bases de datos, vía OLE 2 o Lotus Notes; escalado automático de diagramas y filtros de importación/exportación con numerosos formatos gráficos (todos los más habituales, desde luego).

Muy interesante es su opción de trabajo con SmartLayers, lo que permite definir capas en los diagramas y escoger qué hacer visible, imprimible o editable en cada momento. Un excelente avance que hasta ahora sólo estaba disponible en grandes aplicaciones de diseño gráfico.

En definitiva, Visio es un excelente producto, tecnológicamente muy avanzado, con el que es sencillo obtener resultados muy atractivos y en el que la conexión con otros programas ha sido cuidadosamente programada. Si busca un modo de realizar diagramas de carácter general, sin excesivos requisitos de hiperenlaces, diagramas anidados y lanzamiento de aplicaciones, pero con un amplio abanico de símbolos y flexibilidad casi total en su empleo, Visio es lo que precisa.

Si sus pretensiones son diagramas muy sencillos y fáciles de diseñar, puede que Micrografx SnapGraphics sea su solución; si precisa algo verdaderamente profesional en el ámbito de la diagramación, Micrografx ABC FlowCharter sería su alternativa natural. Una traducción al castellano es lo que le falta para ser absolutamente recomendable.

SPC Harvard ChartXL 2.0

Este producto de la compañía Software Publishing Corporation (SPC) es un heredero del reconocido Stanford Graphics. Para nosotros es uno de los productos más atractivos en la generación de gráficos técnicos, estadísticos y empresariales; misión para la cual está impecablemente diseñado. Mucho se podría hablar acerca de su necesidad; la propia publicidad lo presenta como un complemento ideal para muchos usuarios, especialmente de hojas de cálculo. Realmente las nuevas hojas de cálculo son enormemente potentes, pero no alcanzan, desde luego, la potencia gráfica que puede darnos Harvard ChartXL. Además, trabajando en perfecta conjunción con Microsoft Excel o Lotus 1-2-3 (¿qué sucede con Quattro Pro?).

La versión 2.0 ha sido rediseñada para Windows 95, ya que la 1.0 causaba ciertos problemas de compatibilidad. Se ha creado como una aplicación que cumple con lo estándar del nuevo sistema operativo de Microsoft (uso del botón derecho del ratón,