Un total de 29 compañías, entre las que figuran Philips, Samsung, Apple e IBM, han finalizado ya la tercera ronda de pruebas de interoperabilidad del estándar MPEG-4 en las que contenidos codificados de un fabricante funcionaban con el decodificador de otro. Según un portavoz de M4IF, la cantidad de compañías que se unen al foro y realizan estas pruebas se ha incrementado enormemente en los últimos tiempos. “La interoperabilidad es una gran ventaja de MPEG-4 con respecto a otras tecnologías de codificación como las de RealNetworks o Microsoft porque amplía las posibilidades de elección del usuario a la hora de adquirir dispositivos”, afirma Sebastian Moeritz, CEO de la compañía alemana Dicas Digital Image Coding y miembro de M4IF.

El siguiente paso para la introducción de MPEG-4 son las pruebas de streaming de contenidos. También está prevista la emisión de una certificación por parte de los propios fabricantes para que puedan probar la eficacia de sus productos.

MPEG-4 se utilizará, en un primer momento, en Internet y promete ofrecer una mejor calidad de imagen a menores ratios de bits que su antecesor MPEG-2. Asimismo, se prevé que se use en muchos dispositivos, incluyendo set-top boxes de televisión y teléfonos móviles.

En su utilización masiva en Internet influirá mucho el polémico tema de las licencias, ya que compañías como Apple se han quejado del sistema presentado el pasado 31 de enero por los propietarios de las mismas (MPEG-LA). M4IF ha anunciado que iniciará un debate sobre el tema para comprobar si el programa presentado satisface las necesidades de sectores tan diversos como el de la telefonía móvil, el broadcasting, la distribución a los medios de comunicación y el streaming en Internet, así como otros servicios MPEG-4 completamente nuevos. De todos modos, la organización se muestra satisfecha de que 18 compañías, muchas de ellas miembros de M4IF, hayan alcanzado un acuerdo tan esperado.

¿Un nuevo competidor para MPEG?

Pulsent, una puntocom con sede en Silicon Valley, afirma haber descubierto una nueva forma de encarar la compresión de vídeo que acabaría con el actual MPEG-2 y que permitiría la transmisión de archivos de vídeo de alta calidad a través de líneas DSL (Digital Subscriber Line). Esta compañía asegura que su tecnología supera en un 400% a MPEG-2 en lo que a ancho de banda y eficiencia de almacenamiento se refiere. Si esto es así, haría posible transmitir vídeo con calidad para televisión a más de 1,1 Mbps. Asimismo, permitiría ampliar el abanico de servicios a través de DSL, con que los proveedores de ese mercado podrían competir con los de televisión por cable.

Pulsent dará a conocer esta tecnología en la feria NAB que se celebra del 6 al 11 de abril en Las Vegas.

www.m4if.org

www.mpeg.org

www.nab.org

www.pulsent.com