Microsoft ya ha presentado el nuevo Word 7.0, al igual que Lotus con su WordPro 96. De los tres grandes, sólo falta por aparecer la nueva versión de Novell WordPerfect.

La carrera de los procesadores de texto ya ha comenzado. Y en la lucha por ser el mejor se encuentran las compañías que abarcan la práctica totalidad del segmento de tratamiento de textos, a saber: Microsoft, Novell-WordPerfect y Lotus. Hemos podido probar las versiones definitivas de Microsoft Word 7.0 y Lotus Word Pro 96.

Pero la nueva versión de WordPerfect aún no está suficientemente rematada como para poder usar una beta y todavía habrá que esperar un par de meses.

Entre la características comunes a los dos procesadores probados destacan las potentes ayudas que se han implementado, pero como contraposición, se encuentra la cantidad de recursos que se utilizan, en mi opinión excesivos.

Microsoft Word 7.0

Word 7.0 se presenta como una de las opciones a considerar a la hora de decidirse por un procesador de textos. En el mercado se puede encontrar como producto independiente o junto a otros productos Microsoft dentro del paquete integrado Microsoft Office. La instalación es totalmente configurable y requiere entre 12 MB y 34 MB de espacio libre en el disco duro. El equipo recomendado es un 486 con 8 MB de RAM, siendo recomendable poseer 16 MB. Aunque la cantidad de recursos que utiliza puede parecer excesiva, las prestaciones que aporta también lo son. Éste tipo de procesadores es recomendado para personas que utilicen frecuentemente las opciones avanzadas del mismo, ya que para escribir una simple carta o un pequeño documento puede servir, sin ningún problema, el mini procesador WordPad incluido dentro de Windows 95, que soporta documentos de texto TXT, RTF y DOC.

Completamente integrado dentro del entorno de Windows 95 (no podía ser de otra manera), Microsoft Word aprovecha al máximo las nuevas capacidades del sistema. Reforzado en algunos aspectos (ayuda y los asistentes), en otros permanece conservador (anotaciones y el manejo de grandes volúmenes).

Interfaz de usuario. La puesta en escena de Microsoft Word está cuidada al máximo, al menos en sus partes más importantes. El aspecto inicial no difiere demasiado del que poseía la versión 6, aunque se han incluido ciertos detalles que le distinguen (como es el caso de un pequeño icono animado en la parte inferior de la pantalla que muestra el estado en el que se encuentra el programa). Posee las clásicas barras de herramientas completamente configurables, aunque se han añadido algunas nuevas opciones como es el caso de un rotulador "fluorescente" que permite resaltar con distintos colores las partes del texto que el usuario estime oportunas.

Entre las cosas curiosas que se presentan en esta última versión destaca un scroll ascendente o descendente muy suave. Éste se produce automáticamente cuando en medio de un texto se inserta una nueva línea. El hojeador (rectángulo de la barra de scroll comprendido entre los botones que contienen las flechas arriba y abajo) según se desliza a lo largo de la barra de scroll muestra un globo que indica en qué página del documento nos encontramos. Además, Microsoft incluye en todos sus programas para Windows 95 un degradado en la barra de títulos, en vez de un único color como suele ser habitual.

Todo el programa se encuentra traducido al castellano, incluyendo algunas de las herramientas no desarrolladas por Microsoft, como es el caso del editor de ecuaciones, versión del MathType adaptada para el correcto funcionamiento bajo Word, pero igualmente se encuentran traducidas.

Utilidades. Como viene siendo habitual, se incluyen numerosas herramientas que aumentan de forma sorprendente la productividad: el corrector ortográfico, WordArt, los diagramas de organización, Microsoft Graph y el editor de ecuaciones.

El autocorrector ortográfico subraya ahora con una línea ondulada roja las palabras que no son encontradas en el diccionario. Si se pulsa el botón derecho del ratón (izquierdo si es zurdo) sobre la palabra subrayada, aparece en un menú emergente la lista de posibles palabras correctas. Si éste botón del ratón se pulsa en cualquier otra parte del texto, la funcionalidad es idéntica a la de la versión anterior.

El editor de ecuaciones mantiene su potencia y resulta mejor que el incluido en Word Pro 96. Y el gestor de archivos aprovecha todos los recursos de Windows 95 en cuanto a carpetas se refiere, incluido el uso de nombres largos para ficheros. Como datos a resaltar, en la búsqueda de ficheros se ha incluido la posibilidad de utilizar criterios, mejorando de éste modo la funcionalidad de ésta opción.

Una de las cosas que tenía en contra Microsoft Word era el hecho de no incluir asistentes para la creación de documentos. Pues bien, esto ha quedado totalmente subsanado en la nueva versión ya que, además de las existentes plantillas, se han incluido varios asistentes que permitirán al usuario crear diferentes tipos de documentos, como cartas, fax, memorandos y otros, de una forma sencilla y con una apariencia totalmente profesional.

Las opciones más interesantes cuando se comparte un mismo documento por diferentes redactores son las anotaciones y las revisiones. En éstos campos no se ha introducido ninguna mejora destacable, algo que sí ha hecho Lotus Word Pro.

En cuanto a macros hay que decir que se conserva el sistema de programación VisualWord. Éste pseudo-lenguaje de programación permite un control total sobre el procesador. Con unos conocimientos básicos de programación se puede llegar a incrementar de forma notable las prestaciones de Word, aunque el sistema permanece igual que en la anterior versión.

Ayuda. La ayuda que incluía Word 6.0 era considerablemente buena, pero la que incluye Word 7.0 se puede afirmar que es excelente. Además de la clásica ayuda de Windows, ahora posee un experto que permite al usuario utilizar sus propias palabras para formular preguntas, de forma que el experto las analiza y expone una serie de temas relacionados con la cuestión planteada (véase figuras adjuntas). También se ofrece al usuario la utilización del asistente de ideas, herramienta que permite sugerir las mejores formas de proceder para realizar determinadas tareas.

Tablas y gráficos. Con respecto a las tablas y los gráficos que se crean a partir de ellas, Microsoft Word 7.0 no incluye ninguna opción que resalte con respecto a su versión anterior. Se puede argumentar que la creación de tablas y gráficos ya era suficientemente buena en la versión 6 como para no incluir mejoras en la actual. Pero esto no es del todo cierto, ya que si se cuenta con Microsoft Excel en el mismo sistema, es claro que el uso de tablas es potentísimo (todo lo que pueda serlo Excel), pero si no se cuenta con ninguna hoja de cálculo, el rendimiento desciende de forma brusca. Lotus Word Pro da una solución muy buena a éste problema, ya que permite manejar tablas y gráficos de forma eficiente y rápida, que si bien no alcanza las prestaciones que ofrece Excel, tampoco necesita los recursos que usa ésta hoja de cálculo.

Conclusiones. En resumen, se puede afirmar que las mejoras introducidas respecto a la versión anterior no son excesivas y prácticamente se limitan a adaptarse a las nuevas características de Windows 95. Por un lado se encuentra un sistema con pleno aprovechamiento de los recursos de Windows 95, con un corrector ortográfico potenciado y unos asistentes que se echaban de menos. Pero en el otro extremo se encuentran unas necesidades importantes de hardware, una edición de tablas y gráficos mejorable y un sistema demasiado encerrado en sí mismo. Habrá que esperar a la nueva versión de WordPerfect, pero Microsoft Word está perdiendo terreno en favor de competidores como Lotus Word Pro, donde predomina ante todo