Con el objetivo de satisfacer la demanda de los usuarios de tener muchas más prestaciones en sus dispositivos, también en el lado de los gráficos, nVidia ha anunciado una nueva estrategia de producto con la que pretende que el teléfono móvil se convierta en un verdadero ordenador personal.

La primera familia de procesadores para aplicaciones móviles es nVidia GoForce 6100 y, según defiende la compañía, conforma una solución altamente integrada y optimizada para los aspectos multimedia que, por si fuera poco, consume menos de la mitad que cualquier otro procesador de aplicaciones disponible en el mercado.

nVidia asegura que, según un estudio de IDC, el mercado de este tipo de procesadores doblará sus beneficios en los próximos cuatro años hasta alcanzar los 3.300 millones de dólares en 2010. Según los responsables de nVidia, ahora los teléfonos móviles están evolucionando para convertirse en verdaderos ordenadores personales y es una buena oportunidad para adentrarse en un nuevo mercado.

Este producto está desarrollado para soportar códigos multimedia intensivos así como sonido de alta calidad, y lleva integrados WiFi y USB 2.0 entre otras prestaciones. La compañía asegura que GoForce 6100 también tiene el menor consumo de energía del mercado con el fin de garantizar la mayor vida posible de las baterías.

www.nvidia.com