Richard Urowsky explicó al Tribunal de Apelaciones, compuesto por siete jueces, cómo en 1998 Netscape disfrutaba de un acceso a los consumidores sin trabas, particularmente a través Internet desde donde se descargaron 60 millones de copias de Navigator , de las 160.000 copias vendidas ese año. "no existen, por tanto, evidencias de que hubiera impedimento alguno para distribuir Navigator por el mercado", afirmó el abogado de Microsoft.

Urowsky defendió la decisión de Microsoft de ofrecer su navegador conjuntamente con Windows en un movimiento que, en ningún momento, atentaba contra la competitividad, porque esto mejoraba la funcionalidad del producto y no impedía la distribución de Navigator.

El gobierno afirma que Microsoft utilizó su poder de monopolio para sofocar la competencia, dando pasos extraordinarios y gastando cantidades de dinero extraordinarias para prevenir el acceso del consumidor al producto de Netscape.

Los siete jueces de la apelación, que se encargaron de realizar las preguntas oportunas a lo largo del primer día de la tan esperada vista oral, mostraron un alto nivel de comprensión, no sólo de el caso en cuestión, sino también acerca de la relación entre las compañías de software, fabricantes de PC y desarrolladores. En el primer caso, al menos dos de los jueces se preguntaban si la desaparición del monopolio de Microsoft no daría lugar a un nuevo monopolio, quizás de Netscape con la tecnología de Sun Microsystems, ya que a los consumidores habituales les gusta tener una opción única.