NTT DoCoMo ha conseguido transmitir datos a través de un sistema de telefonía móvil experimental de cuarta generación (4G), a una velocidad de bajada de 100 Mbps y una velocidad de subida de 20 Mbps.

Esta tecnología no se espera que esté preparada para su lanzamiento al mercado al menos hasta el año 2010.

Los sistemas de cuarta generación serán capaces de transmitir y recibir datos a velocidades superiores a 384kbps y 2,4 Mbps, que es la velocidad que soportan los sistemas actuales de tercera generación. Esa capacidad extra requerirá mucho más ancho de banda, alrededor de 100 MHz, o 20 veces los canales W-CDMA de tercera generación, lo cual supone un gran reto para los ingenieros. Esos grandes canales son mucho más susceptibles de cualquier tipo de interferencia, así que las primeras pruebas se realizarán en un espacio cerrado, alejado de cualquier factor externo.