Esta fundación describe este premio como un reconocimiento internacional de una destacada innovación tecnológica que mejora la calidad de vida de la gente, está basada en valores humanos y fomenta de forma sustancial el desarrollo económico.

Mientras trabajaba en el laboratorio CERN de partículas físicas en 1989, Berners-Lee propuso un proyecto de hipertexto global, diseñado para permitir a la gente trabajar junta a través de una organización, uniendo y conectando mediante redes páginas de contenido. El pryecto de hipertexto pasó a conocerse como World Wide Web.

El programa WorldWideWeb estuvo disponible en un principio, para los miembros del CERN, en 1990, y todos los códigos de Berners-Lee estuvieron disponibles en Internet en el verano de 1991, según la información del consorcio World Wide Web (W3C), que el mismo Berners-Lee fundó en 1994. Actualmente ejerce como director de este consorcio, y coordina el desarrollo de la web en todo el mundo.