La Universidad de Stanford ha sido el lugar elegido para la presentación el 18 de septiembre del Plan Nacional para Protección del Ciberespacio elaborado por Gobierno estadounidense. Según un informe publicado, el centro que gestionará las operaciones de seguridad podría recoger y examinar mensajes de correo electrónico e información procedente del tráfico generado por los principales ISPs, así como por otras compañías del sector privado. Sin embargo, presidente del Consejo para la Protección de la Infraestructura Crítica del Presidente, Richard Clarke, aseguró que se trata de una interpretación tergiversada e inadecuada, “porque, además, el plan aún no está completamente finalizado”.

Aunque el concepto de desarrollar un centro de ciberseguridad que coordine las operaciones a nivel federal se encuadra dentro de la estrategia del Plan Nacional para Protección del Ciberespacio, su objetivo no sería aumentar la vigilancia por parte de la Administración, sino solicitar un mayor compartimiento de información en materias como los virus informáticos.

Según Howard Schmidt, otro miembro del Consejo para la Protección de la Infraestructura Crítica, la necesidad de un centro gubernamental para ciberseguridad deriva de la actual dispersión de puntos de recolección y análisis de datos como, por ejemplo, el Centro de Protección de Infraestructura Nacional del FBI o la estructura para defensa de las redes informáticas del Pentágono.

De todos modos, la presentación del 18 de septiembre no significa que el Plan no esté sujeto a cambios, ya que se prevé una revisión del mismo para el próximo mes de enero que incluiría detalles sobre programas definitivos. Asimismo, después de esa fecha de presentación oficial miembros de la Administración mantendrán reuniones con representantes de compañías privadas y el público en general en diversas ciudades de EE.UU. para conocer la opinión de estos sectores con respecto al Plan de Ciberseguridad.