El gusano se propaga mediante el correo electrónico y afecta a todas las versiones de Windows. El virus informa a los usuarios de un archivo desde donde se puede descargar un software para realizar troyanos. En el momento de hacer clic sobre el icono se activa el virus que actúa de manera silenciosa, sin mostrar ninguna ventana. El gusano genera un fichero cuya denominación es aleatoria dentro del directorio de Windows e introduce una entrada en el registro del sistema.

Panda Software ha explicado a PC World que la proliferación de virus es abrumadora, con 15 ó 20 virus diarios –la mayoría de ellos sin importancia- y sobre los que simplemente se informa pero no se da la voz de alerta debido a su nula importancia. Además, ha comentado que a raíz de los atentados del 11 de septiembre las empresas se han concienciado mucho más acerca del peligro que entraña estar sin protección en Internet. Finalmente ha explicado que el peligro de los virus realmente malignos es que, hasta ahora, su propagación era exclusivamente por correo electrónico pero con la difusión a través de los entornos de red, la situación se vuelve más peligrosa con recursos compartidos.