Este servicio, llamado GNAP, va a permitir a los operadores de redes móviles y fijas, proveedores de servicios de Internet, canales de televisión y otros distribuidores de contenidos para comercializar una gran cantidad de archivos descargables de forma legal y a un precio coherente.

Además, este servicio incluirá componentes centralizados y otros descentralizados. Por un lado, utilizan un servidor central para almacenar contenidos y transacciones de procesos DRM. Por otro lado, ofrece a los usuarios la oportunidad de descargar y almacenar contenidos en sus propios ordenadores y compartirlo con otros usuarios a través de tecnologías peer-to-peer.

Los usuarios que quieran descargar una película o un juego de otro usuario, tendrán que pagar de todas formas para hacerlo. Cada transacción entre la comunidad de usuarios está totalmente controlada. Esta tecnología es capaz de saber de donde se ha descargado los archivos cada usuario. Cada uno de ellos tiene que instalarse el cliente de software GNAP para poder utilizar este software.

Además de proteger los derechos de autor, este servicio ofrece a los distribuidores de contenidos una manera de bajo coste de descargar grandes archivos de una vez.