Las asociaciones ANIEL, ANFEL, ASIMELEC y FAPE, que agrupan a los fabricantes de electrodomésticos, electrónica y telecomunicaciones, han presentado al Ministerio de Medio Ambiente un plan para la recogida y reciclado de productos electrónicos a través de un sistema colectivo. El objetivo es reducir el coste del reciclaje y conseguir mejores condiciones en la contratación de los servicios necesarios. Para ello tienen previsto formar una fundación sin ánimo de lucro que se ocupe de la recogida y tratamiento de los productos a reciclar.

Esta iniciativa pretende dar respuesta a la directiva que la Comisión Europea elabora al respecto, que deberá transponerse al ordenamiento jurídico español en 2003.