Las dos compañías han firmado un memorandum de entendimiento para proceder al desarrollo de este chip y que se podría denominar ultra banda ancha, una tecnología emergente inalámbrica de banda ancha. Ambas compañías también planean soportar el proceso de estandarización de dicha tecnología, según un comunicado oficial emitido por Philips.

El chip de Philips y General Atomic permite transferir contenidos digitales a una velocidad de 480 Mb por segundo entre diferentes dispositivos como ordenadores, cámaras de vídeo digital, televisores, etc.

El modo de funcionamiento de esta tecnología se basa en la codificación de los datos en cortas pulsaciones que son transmitidas a un ancho de frecuencia de radio. Aunque las pulsaciones debería situarse en la misma frecuencia que, por ejemplo, el 802.11.a, las pulsaciones son diseñadas para ser de baja potencia de modo que no interfieren con otras comunicaciones. Uno de los problemas de esta tecnología es que la distancia entre los dispositivos que realizan la transmisión de datos se acorta respecto a las otras tecnologías de comunicación inalámbricas ya existentes.