El compromiso entre ambas partes conlleva importantes descuentos en los royalties que las estaciones de radio deben pagar a las compañías de música.

Las estaciones de radio más importantes estaban en un principio condenadas a pagar la tasa impuesta en junio por el Congreso, que establecía que los responsables de las emisoras pagarían 0,7 centavos de dólar por canción y oyente. La medida comenzaría a entrar en vigor el 20 de octubre, pero tendría carácter retroactivo desde el momento en que empezaron a operar online. Los responsables de las radios se quejaron de que la tasa era demasiada alta y les llevaría a la quiebra. Los nuevos impuestos fueron aprobadas por la cámara de representantes el lunes.

El acuerdo está basado en escalas. Las radios por Internet que facturen menos de 250.000 dólares al año pagarán un 8% de los beneficios obtenidos entre 1998 y 2002. De 2003 a 2004, las emisoras que hagan menos de 250.000 dólares deberían pagar el 10% de los beneficios o el 7% de los gastos. Las radio web que hagan entre 250.000 y 5000.000 dólares pagarían en cambio el 12 % de los beneficios o el 7% de los gastos.

El pago mínimo debe ser 2.000 dólares, y debe ser abonado en tres fases. Para determinar los porcentajes para 2004 se deberán volverán a reunir las partes implicadas. Por lo que respecta a aquellas emisoras que facturen más de 500.000 dólares las tasas serán competencia directa del Congreso.