“Me gustaría ver que cualquier persona puede acogerse por defecto a un plan de datos barato. De hecho, preferiría que pudiera disfrutarse de él sin coste alguno”, ha declarado Berners-Lee durante una intervención en la conferencia Nokia World, que ha tenido lugar esta semana en Londres.

Actualmente, sólo el 20% de la población mundial tiene acceso a Internet y Berners-Lee cuestiona que el 80% restante pueda vivir sin una conexión a ella. “Asumo que lo primero que hay que dar a los más desfavorecidos es agua, después salud, pero después llega la web, que además es un valioso instrumento para darles también acceso a la sanidad”.

Así, según Berners-Lee, la Red puede ayudar a crear sistemas sanitarios en los países donde actualmente no existen tales servicios, así como garantizar que la gente de todo el planeta tiene la posibilidad de “crear sus propias comunidades y compartir su información”.

Las redes móviles ofrecen una oportunidad para ofrecer a cualquier persona del mundo una conexión a la web y su creador cree que si tales redes proporcionaran conexiones gratuitas ahora, los usuarios de esos accesos estarían dispuestos a pagar por ellos en el futuro, cuando su situación sea más próspera.