Una nueva tecnología podría reducir de forma significativa el coste de las pantallas de los dispositivos móviles y smartphone, según destacan un grupo de científicos del Instituto Fraunhofer ubicado en Alemania.

La nueva tecnología podría producir pantallas de una calidad similar a las fabricadas con los materiales actuales, desplegarse en una amplia variedad de formatos y modelos, y contemplar en los procesos de fabricación la utilización de fuentes renovables. Sus componentes principales son los nanotubos de carbón y los polímeros de bajo coste, destaca el equipo de Fraunhofer. El nuevo electrodo está compuesto de dos capas. Una está compuesta por una fina lámina hecha del componente PET, utilizado para la fabricación de botellas de plástico. Al mezclarse con los nanotubos de carbono y los polímeros conductores eléctricos, se aplica a la PET como una solución en forma de película delgada. La resistencia eléctrica en las nuevas pantallas es ligeramente superior que en las actuales para admitir el manejo táctil.

www.fraunhofer.de