De acuerdo con Ellison, tras sopesar la compra de Red Hat y Novell, decidió no invertir ese dinero en software de código abierto ya que “podía ser desarrollado por cualquiera”.

Sin embargo, el hecho de que grandes clientes de Oracle estén buscando un proveedor que les proporcione una oferta completa basada en código abierto, desde el sistema operativo hasta las aplicaciones, ha hecho que Oracle viera los beneficios de ofrecer su propio sistema Linux. De esta forma, la compañía podría ofrecer un catálogo completo de software de infraestructura y proporcionar a los clientes lo que ellos quieren.

Así, si finalmente esta declaración de intenciones se hiciera realidad y Oracle contara con su propio sistema operativo basado en Linux, la compañía de Larry Ellison pasaría a competir directamente con otro grande de la industria, Microsoft, con quien ya rivaliza en las áreas de middleware, aplicaciones y bases de datos.

No obstante, algunos analistas ven en las afirmaciones de Ellison sólo una manera de “hacer ruido” más que un verdadero propósito de ofrecer Linux. Sin embargo, tampoco cabe descartar que la compañía pueda desarrollar, lanzar y dar soporte a su propia distribución de Linux, así como certificar sus propias aplicaciones en este sistema.

En el caso de que se produjera esta situación, algunos analistas no creen que esto supusiera que los competidores de Oracle tuvieran que certificar sus aplicaciones en este sistema ya que los únicos clientes que lo usarían serían aquellos que ya disponen de aplicaciones de Oracle en su infraestructura de TI.