Como ocurre con cualquier otra aplicación, el buen funcionamiento de los juegos no sólo depende del hardware. Un buen mantenimiento de Windows, así como la instalación del software más adecuado para nuestro equipo, contribuyen a obtener un sistema más estable, lo cual sin duda agradeceremos a la hora de jugar con nuestro PC.

El rápido avance en el mundo de los videojuegos, impulsado sobre todo por el continuo deseo de emular la realidad, deja el total disfrute de los últimos títulos en manos de muy pocos. Y es que son este tipo de aplicaciones las que frecuentemente ponen en jaque la potencia de nuestros ordenadores, incluso entre usuarios con equipos relativamente modernos. En este artículo daremos algunos consejos para aumentar el rendimiento del PC frente a este tipo de software.

Si analizamos el destacado aumento en la calidad de los gráficos de las últimas referencias creadas por los más prestigiosos fabricantes de videojuegos, es obvio que las mejoras más notables se obtendrían a través de la adquisición de nuevo hardware para nuestro ordenador, como una tarjeta aceleradora gráfica de última generación, más memoria RAM o, por supuesto, un microprocesador más potente. El desembolso que supone la compra de estos componentes para tal fin es para muchos inadmisible, así que dejaremos esta solución en manos de los usuarios más fanáticos de este género.

A continuación pasaremos a describir algunos de los pasos más importantes a seguir con el fin de optimizar nuestro PC para juegos.

1- La BIOS

Independientemente del tipo de BIOS, existe una serie de parámetros comunes a todas ellas y cuya modificación va a influir en el comportamiento del hardware gráfico. Hablamos de los parámetros: AGP Aperture Size (AAS) y AGP Mode o Transfer Rate. Muchos desconocen la importancia que puede tener el AAS sobre el rendimiento de la tarjeta gráfica, o mejor dicho, su mala configuración, puesto que existe mucha confusión al respecto.

El AGP Aperture Size determina sencillamente la cantidad de memoria RAM del sistema que podrá ser utilizada por la tarjeta gráfica en las tareas de procesado de texturas, mapeados, etc. en caso de que su memoria no sea suficiente para cubrir las necesidades gráficas. En tarjetas gráficas antiguas, su valor debe estar comprendido entre el 50% y 100% de la memoria RAM instalada en el equipo. En tarjetas modernas -a partir de 64 MB de memoria de vídeo- el valor más acertado para obtener los mejores resultados se sitúa entre 64 MB y 128 MB.

El AGP Mode determina la velocidad del bus AGP. Las últimas tarjetas soportan valores de hasta 8X. Revise en la BIOS que la placa base está configurada, en este sentido, al máximo de sus posibilidades.

2- Optimización de Windows

Aunque este artículo se centra en optimizar el rendimiento del PC para sacarle el máximo partido con los juegos, las recomendaciones que damos en este punto son aconsejables en todos los casos, si desea que su equipo funcione más rápido.

Una de las novedades que incorpora Windows XP son sus llamativos colores y efectos visuales. Esto, aunque más agradable a la vista, conlleva un aumento en el consumo de los recursos del sistema. Windows XP nos ofrece la posibilidad de configurar estos y otros parámetros, y con ello aumentar levemente el rendimiento de nuestro equipo. Para ello diríjase a Inicio » Panel de Control » Sistema » Opciones Avanzadas » Rendimiento » Efectos visuales. Es evidente que cuantas menos casillas marque, más liberada quedará la memoria o menos uso del micro requerirán estas características.

Otra forma de liberar memoria del sistema es evitar que sea utilizada por programas indeseados al iniciarse Windows. Para controlar los programas que se cargan al comienzo ejecute msconfig desde Inicio » Ejecutar. Le aparecerá una ventana en la que seleccionando la pestaña Inicio puede marcar y desmarcar los programas que quiera que se carguen al comienzo (para evitar un mal funcionamiento del equipo desmarque únicamente las aplicaciones de las que pueda prescindir con seguridad). Por último, para liberar ligeramente la memoria antes de jugar recomendamos reiniciar el sistema antes de cada partida.

El uso cotidiano de nuestro PC, cuando instalamos y desinstalamos programas, borramos archivos, etc., produce que al almacenar un archivo en nuestro disco duro se fragmente en varios trozos. Esto ralentiza su lectura y, con ello, el funcionamiento general del sistema. Tener un disco duro bien desfragmentado agiliza los accesos. Por ello es necesario desfragmentarlo. Para ello seleccione Inicio » Programas » Accesorios » Herramientas del sistema » Desfragmentador de Disco, a continuación marque sobre cada uno de los discos y tendrá la opción de analizarlo y posteriormente, desfragmentarlo. Es conveniente realizar esta operación periódicamente dependiendo del uso que haga de su PC, por ejemplo una vez al mes.

3- Drivers para la tarjeta gráfica

En este punto nos referiremos a los dos principales fabricantes de chipset gráficos del momento: ATi y nVidia. Ambos, en busca de obtener el mayor rendimiento de sus chipset gráficos, ponen cada cierto tiempo controladores mejorados a disposición de los usuarios. ATi utiliza su Catalyst y nVidia, ForceWare. Por eso es conveniente instalar siempre las últimas versiones para mejorar así el funcionamiento de su tarjeta aceleradora.

En el caso de ATi puede descargar estos drivers desde su página oficial (www.ati.com). Una vez allí diríjase a la pestaña Drivers & Software situada en la parte superior derecha de la web, después se le mostrarán unas cajas de selección donde deberá marcar el sistema operativo instalado en su PC, a continuación seleccione Graphic Driver, y elija el modelo de su tarjeta. Para finalizar seleccione GO y en la pantalla que le aparecerá seleccione el link de descarga en función del tipo de conexión a Internet que utilice. La descarga comenzará de inmediato.

Para tarjetas nVidia visite su página oficial en castellano (es.nvidia.com). Seleccione la pestaña que se encuentra en la parte superior izquierda Controladores. Después, como hemos especificado anteriormente con ATi, seleccione: primero Controladores gráficos, después su tipo de tarjeta, el sistema operativo que utilice y pulse sobre GO. Tras esto le aparecerá una nueva ventana donde ha de seleccionar el lugar desde donde realizar la descarga, y aceptar la licencia de uso de la aplicación pulsando sobre Accept.

4- Librerías Direct3D y OpenGL

Se trata de API (Application Programming Interfaces). Hoy en día casi cualquier juego que quiera aprovechar al máximo las características 3D de nuestras tarjetas debe programarse basándose en alguna de ellas. Por ello es importante que posea en todo momento las últimas versiones.

En el caso de OpenGL, se actualiza al instalar la última versión de los controladores para la tarjeta, como hemos descrito en el paso anterior. Aun así hemos querido referirnos a él por su estrechísima relación con los juegos 3D. En el caso de Direct3D, se incluye en la conocida biblioteca DirectX de Microsoft. Esta incorpora entre otros servicios para ejecución de aplicaciones multimedia relacionadas con el audio, dispositivos de juegos, juegos en línea, etc. los cuales también nos interesa adquirir por su gran importancia para nuestro propósito.

Descargue la última