Windows 7 se presenta como una importante mejora en rendimiento respecto a su predecesor, Windows Vista. Pero si quieres conseguir el máximo rendimiento posible, deberías hacer una serie de trucos que eliminarán programas y funcionalidades que acaparan recursos innecesarios. En esta guía, te mostraremos cómo impulsar el rendimiento de tu PC sin necesidad de actualizar tu hardware.

Pero primero, una advertencia: una búsqueda rápida en Internet te llevará a cantidad de consejos para conseguir sacar el mayor partido posible a tu sistema operativo, pero ten cuidado, porque muchas de esas sugerencias no son tan buenas como parecen. Muchos de ellos son mitos heredados de las guías de optimización de Vista y XP que ahora podrían hacer más daño que beneficios al rendimiento de tu sistema Windows 7.

Los trucos y sugerencias que te ofrecemos en este artículo no transformarán tu vieja chatarra oxidada en un Porsche de última generación, pero te ayudarán a exprimir más velocidad y espacio a tu instalación nativa de Windows 7. Si lo que pretendes es realizar modificaciones adicionales a Windows 7 más allá de las opciones que te describimos aquí, asegúrate de hacer una búsqueda rápida de “Mitos de rendimiento de Windows 7”. No te dejes engañar por las demandas de ajuste más extravagantes o por los tutoriales que encontrarás en Internet. Investiga los cambios que pretendes introducir en tu sistema antes de hacer nada o podrías encontrarte en una situación indeseable e incluso irreparable.

Acelera una actualización de Windows 7

-------------------------------------------------------

Cuando uno llega al primer escritorio después de haber completado una instalación de Windows 7, se sorprende al encontrar sus componentes en perfecto estado de trabajo. Para la mayoría de la gente, Windows 7 es bastante bueno a la hora de establecer drivers para networking, vídeo, dispositivos de entrada y otros elementos. Es bueno, sí, pero no es genial.

Así que, para maximizar el rendimiento del PC, primero busca e instala los drivers en Windows 7 para todos los componentes críticos conectados al sistema. Los controladores de la placa base son los más importantes, especialmente si el vídeo y sonido de tu sistema están integrados en la placa. Si esos componentes no están integrados en tu PC, añade drivers para tu tarjeta de vídeo y de sonido a la lista, seguidos por los dispositivos de entrada y todas las partes adicionales que hayas conectado al sistema, incluyendo, una tarjeta WiFi, dispositivos basados en PCI o impresoras, por ejemplo. Si no estás seguro de qué componentes tienes, toma el programa gratuito DriverMax y utilízalo para escanear tu sistema buscando componentes y actualizaciones de dispositivos potenciales. Como explicamos en nuestro tema de portada, la funcionalidad de compatibilidad de Windows 7 te ofrece la oportunidad de trabajar con programas antiguos que no funcionan bien con el nuevo sistema operativo. También es un buen modo de engañar a Windows 7 utilizando drivers de Vista. ¿No puedes encontrar los drivers para Windows 7 de un producto? Inténtalo utilizando en su lugar los drivers de Windows Vista. Si tienes problemas, intenta hacer clic con el botón derecho en el archivo ejecutable del programa que funciona en una versión anterior de Windows, pero no en Windows 7. Selecciona Windows Vista como sistema operativo posterior, haz clic en Siguiente a través de las opciones que te ofrece y luego pon en marcha otra vez el ejecutable de la instalación. Finalmente, aunque pueda sonar raro, no utilices el Actualizador de Windows para instalar drivers en tu máquina. Microsoft es conocida por liberar drivers antiguos o incompatibles a través de este servicio.

Incrementando el rendimiento

-------------------------------------------

Es cierto que editar el Registro puede ser un proceso peligroso, así que asegúrate de que estás editando sólo los valores de retardo del menú, a no ser que quieras encontrarte con un problema. Para crear una experiencia en Windows 7 más rápida, empieza modificando la cantidad de tiempo que tardan en aparecer los menús y las opciones al hacer clic. Haz clic en el botón de Inicio de Windows y teclea regedit en el cuadro de Buscar archivos y programas. Bienvenido al Registro de Windows 7, eso sí, no toques o modifiques nada sin una buena razón. Haz clic con el botón izquierdo en el arco expandible que aparece cerca de HKEY_CURRENT_USER. Expande la carpeta de Panel de Control y haz clic directamente en Escritorio. En el panel derecho, busca y haz doble clic en MenuShowDelay. Cambia el valor de 400 a cualquier número menor, pero mayor a uno; esta cifra representa los milisegundos de retraso entre tu clic y el despliegue del menú. Reinicia el equipo para aplicar los cambios inmediatamente o continúa hasta el próximo truco.

Echa un vistazo en la carpeta denominada Ratón. Haz clic y luego busca y selecciona la tecla de MouseHoverTime Registry. Al igual que antes, cambia este valor a cualquier número que sea mayor o igual que uno. Cierra el editor de Registros, reinicia el equipo y tendrás unos movimientos de ratón más rápidos.

Si estás dispuesto a sacrificar la imagen tan atractiva de Windows 7, puedes mejorar el rendimiento de tu sistema deshabilitando algunas de sus características más llamativas. Puedes elegir todas ellas o sólo algunas en función de tu gusto o tolerancia personal. Si estás dispuesto a sacrificar la imagen por la velocidad, puedes modificar la configuración visual de la interfaz de Windows 7 para enfatizar el rendimiento sobre la presentación. Vuelve a la sección del sistema del Panel de control y haz clic en Configuración Avanzada del Sistema otra vez. En la ventana de Propiedades del Sistema que aparece, escoge la pestaña Avanzado y haz clic en la caja de Configuración que está bajo la categoría de Rendimiento. La ventana de Opciones de Rendimiento aparecerá en ese momento. Ahí verás una lista de casillas que corresponden a todas las configuraciones y apariencias de las ventanas del sistema operativo.

Si no te importa transformar tu sistema operativo en un clon de Windows 2000, haz clic en el botón que le dice a Windows que ajuste su configuración visual para conseguir un mejor rendimiento. Es un paso difícil de tomar, aunque, si prefieres un enfoque poco sistemático, desmarca sólo las casillas que se relacionan con Windows Aero. Mantendrás la apariencia de un bonito escritorio, pero podrás mejorar un poco el rendimiento.

Mantener el máximo rendimiento

-----------------------------------------------

Si quieres mantener tu equipo rápido, asegúrate de limpiar tu carpeta de archivos temporales de vez en cuando. Hazlo tan pronto como inicies el sistema operativo o incluso a través del Modo Seguro, para asegurarte de que limpias hasta el último archivo sin utilizar de tu disco duro. En el mismo sentido, no utilices la función de desinstalación de Windows 7 o un ejecutable de desinstalación por defecto para eliminar la aplicación de tu disco duro. En su lugar, emplea la utilidad gratuita Revo Uninstaller. Se trata de una aplicación sorprendente que elimina programas utilizando sus rutinas de desinstalación por defecto, pero también va un paso más allá, escaneando el sistema y el Registro para limpiar y eliminar cualquier resto de los programas de tu disco duro.

Ajustar el