El primer problema fue dado a conocer a principios de mes cuando Macromedia advirtió un fallo en el reproductor Flash que podría permitir a un atacante tomar el control de un sistema.

El parche se ha incluido en Opera 8.5.1, que incluye un Flash Player 7r61 y también resuelve el segundo problema, identificado por Secunia Research. Se trata del script utilizado para lanzar Opera en entornos Linux y UNIX, que procesa los comandos de shell incluidos en las URL que se le pasan a Opera por línea de comandos. Esto significa que un atacante podría ejecutar comandos maliciosos en otro sistema a través de un URL de aspecto inocente incluido en un mensaje de correo electrónico. El comando se ejecutaría cuando el usuario hiciera clic en el URL y se invocase Opera.

Este problema no afecta sólo a Opera, es una variante de un problema con el navegador Firefox descubriendo en septiembre.

www.opera.com