Carrefour pretende con ooshop seguir el modelo del país vecino, Francia, y alcanzar una cuota de mercado del 25% de toda la distribución alimentaria online. Una de los problemas que a muchos usuarios se plantea a la hora de comprar comida por la Red es el estado de conservación de los alimentos. Carrefour rompe pasos intermedios y mediante un sistema informático propio se garantiza la gestión del pedido. Así, un pedido realizado por la noche se entrega al usuario a partir de las 10 de la mañana del día siguiente. Toda la comida va directamente desde la lonja del servicio de aprovisionamiento del grupo hasta los camiones que realizan el reparto, llegando directamente a manos del usuario. Además, como una medida de seguridad adicional, los congelados se empaquetan en un embalaje que mantiene el producto intacto durante más de 16 horas.

Para efectuar una compra, el usuario sólo ha de registrarse la primera vez y detallar los datos básicos para recibir el pedido. El modo de funcionamiento es muy simple, marcando las casillas de los productos que se quieren comprar, personalizándose las listas de compra y guardándose para futuras compras, lo cual supondrá un ahorro de tiempo de cara a la próxima compra.

Ooshop también aporta información adicional sobre cada uno de los productos adjuntándose una ficha descriptiva con un icono del producto en cuestión, composición, fecha de caducidad, etc.

www.ooshop.es