Sus responsables son conscientes de que es la rama menos conocida de toda la compañía, pese a que supone el 30 por ciento de sus ingresos. Por eso, han decidido volver a poner más esfuerzos en el mercado profesional donde, según sus datos, cuentan con un 7 por ciento de cuota de mercado en España. Así, el reto de ONO Empresas es doblar su cuota en apenas tres años.

Según Jaime Martorell, director de esta división, “éste es un excelente punto de partida para desarrollar un proyecto tan ambicioso en todo el país”.

Según los datos señalados por estos responsables, ONO cuenta en la actualidad con 105.000 clientes, de los 95.000 son pequeñas y mediana empresas, así como usuarios que trabajan en el hogar.

Eso sí, en esta nueva etapa la operadora prefiere centrarse en los clientes de mayor consumo en telecomunicaciones, unas 43.000 empresas, puesto que, según sus explicaciones, con las que tienen unas necesidades específicas y a las que se les puede ofrecer servicios de valor añadido.