Oki ha inaugurado un Centro de Formación y Demostración en Madrid para facilitar a sus distribuidores y clientes el acceso a información técnica y demostraciones de sus productos.

Este centro viene a reforzar la estrategia de la compañía, que ahora se orienta hacia los productos profesionales que, según la compañía, requieren más esfuerzo formativo. En este centro se ofrecerá a los distribuidores y a los clientes "la posibilidad de probar y conocer los productos en entornos que no siempre están disponibles para su evaluación", explica Juan Pedro Pérez, director de marketing de Oki, que destaca el papel que el canal de distribución juega en el éxito de la compañía, que espera cerrar su ejercicio fiscal 2001 con una facturación de 75,13 millones de e. El Centro, con capacidad para 40 personas, cuenta con una red local y con los productos más recientes de la compañía. En el se desarrollarán cursos técnicos y se impartirá formación a medida a los Centros Profesionales Oki.