La nueva oficina cuenta con 26 trabajadores, de los cuales 17 se dedican a gestionar las reclamaciones, y el resto a atender a los usuarios desde un centro de llamadas. De momento, no existirá una instalación física asociada a este centro, al que los usuarios podrán dirigirse vía telefónica o telemática.

Desde ella, que dependerá de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, se revolverán no sólo las reclamaciones relacionadas con el servicio telefónico, como hasta ahora se hacía en la Secretaría, sino también las referidas a los servicios de comunicaciones electrónicas vía Internet. El gobierno se compromete además a revolver todas ellas en un plazo máximo de seis meses desde el momento en que sean presentadas.

Una de las normas fijadas por el nuevo reglamento, que refuerza significativamente los medios para garantizar los derechos de los usuarios, cualquier operador deberá contar además con un departamento o servicio especializado propio de atención al cliente, desde el que deberá atender sus quejas y reclamaciones. Este departamento será el encargado de las relaciones de la empresa tanto con los usuarios como con la Administración, deberá asignar a cada queja o reclamación un número de referencia, y sus servicios habrán de ser gratuitos.

Tel: 901 336 699

www.usuariosteleco.es