En febrero, GamePro publicó un reportaje en el que se aseguraba que la guerra de tarjetas de vídeo se había decidido a favor de ATI, en parte por las quejas crecientes de los consumidores en relación a la incompatibilidad entre las tarjetas 8800 de Nvidia y los juegos que necesitan DirectX 10 para Windows Vista.

Sin embargo, todo apunta a que Nvidia está decidida a contraatacar. El jueves, la compañía anunció que lanzará otra tarjeta de vídeo que no sólo presenta un rendimiento de entre 10 y 15% mayor que el anterior modelo, GeForce 8800 GTX, sino que está especialmente adaptada para el uso con DirectX 10. Con el nombre de GeForce 8800 Ultra, la nueva tarjeta cuenta con una memoria de vídeo de 768 MB y estará disponible para los consumidores a partir del 15 de mayo.

“La industria de las tarjetas gráficas evoluciona rápidamente y es difícil superar tus propios hitos de rendimiento de forma consecutiva como hemos hecho con las GeForce 8 Series”, asegura Ujesh Desai, responsable de las tarjetas de sobremesa.

Para los compradores de Estados Unidos, los precios de estas tarjetas gráficas comienzan desde 829, pero están optimizados para el uso con los títulos de DirectX 10 este año, como Lost Planet, Crysis, Llégate: London, Company of Heroes: Opposing Fronts y muchos otros títulos que saldrán pronto para Windows Vista.