Intel presenta su nueva generación de procesadores Intel Core que mantiene el proceso de fabricación de la generación anterior, es decir, los 32 nanómetros. También incluyen una nueva tecnología Intel Turbo Boost. Esta segunda generación tiene la capacidad de adaptarse mediante la frecuencia Turbo para maximizar las prestaciones y conservar la energía dependiendo del tipo de manejo de instrucciones de la CPU. Ahora se potencian los niveles para mejorar los rendimientos cuando existan elevadas cargas de trabajo o dinámicas. Un nuevo algoritmo permite mejorar los estados, equilibrando potencia y disipación térmica para optimizar el rendimiento del sistema.

La nueva microarquitectura integra en la misma oblea de silicio tanto la CPU como la GPU, unificando las tecnologías de fabricación en los 32 nanómetros. En los anteriores modelos Intel Core, la CPU era de 32 nanómetros, mientras que la GPU estaba fabricada en 45 nanómetros. Esta nueva microarquitectura promete compatibilidad con HD video Stereoscopic 3D, compatibilidad con los juegos para PC, así como optimización de las facetas multitarea.

Los nuevos equipos de sobremesa han tenido que reinventarse de alguna manera, con lo que Intel plantea nuevos procesadores potentes de la familia Core i7 actual, con reducidos valores TDP de apenas 65 vatios, con el fin de que puedan integrarse en formatos de ordenadores AiO (All-in-One).

Las instrucciones AVX estrenadas con Sandy Bridge mejorarán el despliegue de aplicaciones basadas en imagen de señales digitales, ya sea en entornos relacionados con el procesamiento de la seguridad digital, la detección de radares, en los sistemas de navegación, o bien, en el procesamiento remoto de imágenes médicas.

Cerca de 29 nuevos chips componen la nueva familia de procesadores Intel Core pertenecientes a esta segunda generación, 21 de los cuales están pensados para reducir el consumo de energía en portátiles y ordenadores compactos All-in-One (AiO).

Ya hemos destacado que esta nueva microarquitectura Intel Core promete más rendimiento y menos consumo de energía. Sin embargo, conviene conocer a fondo los diferentes modelos de procesadores que podremos encontrar en los diferentes equipos, tanto la modalidad de equipos de sobremesa, como la gama perteneciente a ordenadores portátiles.

Intel ha decidido mantener el nombre de su primera generación, de modo que vamos a seguir utilizando la denominación Core i3, i5 e i7. Con el fin de identificarlos rápidamente, se ha añadido un 2 para indicar que pertenecen a la nueva remesa. De esta forma, si nos fijamos en uno de los modelos Core i7-2600K, comprobaremos que se trata de un modelo nuevo. Los tres números siguientes indican la SKU específica del procesador. Es posible que aparezca una quinta letra final (K, S o T), la cual indica que el procesador está desbloqueado, de manera que podremos llevar a cabo prácticas de overclocking o aceleración de la velocidad de reloj de sus núcleos en los instantes que lo consideremos oportuno para obtener un extra en rendimiento del sistema.

www.intel.com