Grupos de hackers están compitiendo entre sí para conseguir la variante vírica que cause mayor daño, si bien los gusanos que están apareciendo son menos peligrosos de lo que se pensaba en un primer momento.

F-Secure ha identificado tres nuevas familias de gusanos (Zotob, Bozori e Ircbot), que han surgido de una vulnerabilidad encontrada el pasado 9 de agosto en el software Plug and Play de Windows 2000. La explotación de este agujero provoca que los sistemas infectados se estén reiniciando constantemente. En total, esta compañía de seguridad finlandesa ha identificado hasta 11 variantes del gusano. La dimensión del daño es difícil de medir, aunque los gusanos no parecen tan peligrosos como lo fueron en su día Sasser o Blaster, en parte porque no afectan al sistema operativo Windows XP. Además, carecen de la capacidad de extenderse mediante el correo electrónico.

www.f-secure.com