En 2016, las ventas de teléfonos inteligentes en España han disminuido en torno a un 2% debido a la alta penetración que ya tienen en el mercado, según los datos de ventas de terminales móviles facilitados por kantar Worldpanel. Lauren Guenveur, analista global de la compañía, comenta que “hemos visto un freno en el mercado de smartphone al convertirse éstos en commodities”. Además, el informe muestra como un 73% de la población española ya dispone en la actualidad de smartphone, frente al 60% de hace solo dos años.

Para Guenveur, el éxito de que en España siga predominando el uso de dispositivos Android, frente a los de Apple, se debe a que nuestro mercado tiende a concentrarse en modelos de gama media y baja, terreno donde Apple no cuenta con una oferta concreta. “Es por este motivo por el que nueve de cada diez smartphones vendidos en España a lo largo de 2016 utilizaban el sistema operativo de Google”, afirma el analista.

El modelo con mayor aceptación y que mejores cifras de ventas arrojó el pasado año entre particulares fue el Huawei P8 Lite, con un 6,2% de cuota de mercado, seguido del Samsung Galaxy J5, BQ Aquaris X5 y BQ Aquaris M5. El quinto lugar indicado en el informe de Kantar Worldpanel se correponde con el iPhone 6s con una cuota del 2,4%. Así pues, las marcas asiáticas fueron las grandes dominadoras del mercado español de smartphones durante 2016, siendo la surcoreana Samsung la más comprada a lo largo de los doce meses.

El dominio de los dispositivos iPhone de Apple se hizo más patente en determinados países como Estados Unidos, la China urbana y Reino Unido, lugar donde el top 5 de dispositivos más vendidos se encuentra ocupado exclusivamente por modelos de Apple. “La compañía ha logrado su nivel de fidelidad más alto, con el 96% de los anteriores usuarios de Apple reemplazando sus teléfonos por otro modelo nuevo de la misma marca”, concluye Guenveur.