La división informática establecida por Toshiba para el mercado de consumo se encargará de comercializar ordenadores de sobremesa, portátiles, cámaras digitales e intercomunicadores personales, entre otros productos. Para ello usará un canal directo y otro indirecto, con una infraestructura que le permitirá llegar a todo el territorio nacional, a través de sus más de 1.000 puntos de venta.

El nuevo departamento, constituido por siete profesionales, es fruto del éxito obtenido por las soluciones de la compañía en el mercado de portátiles y de sobremesa. Una de las funciones de esta nueva división de Toshiba es comercializar tanto los ordenadores de sobremesa como los portátiles aunque, con el tiempo, se irán añadiendo más productos. Dichas soluciones irán dirigidas a usuarios finales, profesionales liberales y SOHO. Según datos de la propia empresa, el canal podría alcanzar la cifra de 20.000 ordenadores personales vendidos y otros tantos portátiles. Toshiba desarrollará diversos acuerdos estratégicos con terceros fabricantes con el objetivo de poder ofertar distintas promociones y ofertas a este mercado.