Todas las actividades de Nokia relacionadas con Symbian, incluyendo 3.000 trabajadores, irán a parar a manos de Accenture, tras el acuerdo definitivo firmado por Nokia y Microsoft y por el que la finlandesa apuesta por Windows Phone como sistema operativo para sus móviles. Además, Nokia cerrará algunas instalaciones de I+D (investigación y desarrollo) y eliminará 4.000 puestos de trabajo antes de que acabe el año.

Con todas estas medidas, Nokia espera reducir en mil millones de euros sus costes relacionados con dispositivos y servicios hasta 2013.

La mayoría de esta reducción de plantilla se llevará a cabo en Dinamarca, Finlandia y Reino Unido. Los empleados que pasen a formar parte de Accenture provendrán, sobre todo, de China, Finlandia, Reino Unido y Estados Unidos. Eso sí, aunque en un primer momento desempeñarán tareas de servicios relacionados con Symbian, serán formados y recolocados en otras actividades, según anuncian Accenture y Nokia.

Se desconoce si Accenture va a pagar algo a Nokia por esta unidad de negocio. Ambas compañías esperan cerrar el acuerdo definitivo en el tercer trimestre del año y completar la transferencia de los 3.000 trabajadores antes de que acabe el año. En estos momentos, Accenture cuenta con 215.000 empleados.