NewStar, una compañía que opera en el mercado de sistemas Amiga clónicos, está vendiendo en Taiwan un dispositivo que cuesta 200 dólares (25.000 pesetas, aproximadamente). Este equipo puede hacer sombra, según los analistas, a los dispositivos network computer que sitúan su precio de venta en torno a los 500 dólares (algo menos de 65.000 pesetas). La principal diferencia con los NCs es que los sistemas Amiga sí disponen de capacidad de almacenamiento.