Un estudio encargado por NCR ha puesto de manifiesto la preferencia de los usuarios de cajeros automáticos de recibir un trato personalizado a la hora de acudir a uno de ellos. Para ofrecer este trato, los cajeros automáticos están migrando al sistema operativo Windows y tendrán que aumentar sus capacidades, cambiando su procesador para obtener una mayor potencia.

NCR tiene en España más del 50% de la base instalada de cajeros automáticos. La compañía prevé que las entidades financieras españolas desplieguen estrategias de personalización de relaciones con sus clientes durante los próximos dos años, para aumentar el servicio más allá de las recargas de teléfonos móviles o la dispensación de efectivo.

La compañía implantará en su base instalada la solución de software Aptra Relate de NCR, que permitirá a bancos y cajas implantar campañas de gestión de relación con los clientes a través del canal de autoservicio, a la vez que permitirá a los clientes personalizar sus transacciones y recibir información de valor a través de los terminales.

www.ncr.com