Los parches descargan un cambio de configuración que impide el uso de la dirección de protocolo externa :shell para utilizar los programas externos haciendo clic en un hyperlink.

La dirección de seguridad de este comando puede permitir a los atacantes utilizar programas arbitrarios en los sistemas Windows, aunque no hay problemas para los usuarios de Mozilla que utilizan sistemas operativos tales como MacOS, Linux y otras variantes de Unix, según publica la fundación en su página web.

www.mozilla.com