Nokia Siemens Networks acaba de anunciar nuevas capacidades de su software de red que permitirá hacer descargas de vídeo en redes móviles de forma más eficaz. Entre otras cosas, las mejoras pueden reducir la congestión del tráfico de vídeo en un 90 por cien, según la compañía.

Pero incluso, Sandro Tavares, jefe de marketing del negocio móvil en esta compañía, considera que la supremacía del móvil es cosa del futuro. “Ahora que las redes proporcionan mayor capacidad, mejor experiencia móvil de banda ancha, esta supremacía se comienza a percibir”, sugiere Tavares. “Dado que la experiencia con los nuevos móviles es buena, comienzan a convertirse en la pantalla preferida para muchos usuarios, en su primera opción”.

“Es una tendencia y no se puede parar”, sostiene Tavares, pero añade “creo que es demasiado pronto para crear redes que asuman que los consumidores han convertido tablets y smartphones en la principal vía de entretenimiento actual”. “¿Estamos realmente preparados para este cambio?”, se pregunta y responde, “probablemente no”.

Para otros proveedores, esta posibilidad es una de sus grandes prioridades. Es el caso de AT&T que, en palabras de su vicepresidenta, Kris Rinne, “está comprometida” para que las aplicaciones internas permitan a sus empleados realizar su trabajo en cualquier sitio.

Pero para hacerlo posible en la red, varias nuevas tecnologías deben converger”, señala la directiva.

Por ejemplo, dar el mejor rendimiento posible a la descarga de vídeo y otros usos de móvil puede requerir desviar tráfico, cuando la red celular y WiFi estén disponibles simultáneamente. AT&T está desarrollando lo que denomina “selección inteligente de red” para resolverlo, apunta Rinne.

Cuando AT&T comience a ofrecer voz sobre LTE, estará en la red celular al menos en los primeros tiempos, porque el operador tiene más control sobre la calidad del servicio en este sistema, reconoce.

Otros aspectos marcados por la priorización de la movilidad incluyen la seguridad de los paquetes que van por el aire y los derechos sobre los contenidos que los abonados consumen en sus móviles, en vez de por la TV y otros canales tradicionales, explica la directiva.

“Creo que tenemos las piezas tecnológicas y debemos ver cómo las unimos, para mejorarlas y ofrecer las soluciones que nos proporcionen este tipo de visión”, concluye Rinne.

Para las audiencias de entretenimiento, la movilidad puede ser ya movilidaduna prioridad, pero muchos proveedores de contenidos no han tomado ventaja de ello, asegura Ashton Kutcher, actor e inversor que participó recientemente en la sesión de apertura del citado encuentro.

Muchos proveedores de contenidos ven la movilidad y las plataformas tradicionales en disputa por conseguir espectadores. Los usuarios pueden ver un equipo móvil, pero no es una “experiencia adicional”, ha señalado Kutcher. Sólo la programación deportiva es una rara excepción”, indica el actor.

“Creer que el móvil es una pantalla adicional es un error, en realidad, creo que es la primera pantalla y que si varios usuarios se ponen de acuerdo para compartir el contenido móvil en una pantalla más grande, entonces este es el componente secundario”, concluye.