Las tarjetas Morso se podrán comprar en estancos, estaciones de servicio y establecimientos de conveniencia seleccionados por McLane, una compañía especializada en mercado de conveniencia que distribuye a 6.000 puntos de venta en nuestro país, con la que Morsopay ha llegado a un acuerdo de distribución. Cada tarjeta de cartón tiene impresos diez códigos que el usuario podrá utilizar en un máximo de diez transacciones en los portales adheridos al sistema. Una vez seleccionado el contenido que se desea adquirir, el usuario introducirá un código de transferencia, el sistema validará el servicio indicando el saldo restante y notificará a la web que sirve el contenido la validez de la operación.

Las tarjetas Morso podrán utilizarse hasta que se agote su saldo, aunque éste se puede transferir a otra tarjeta adquirida para realizar compras de mayor cuantía (sumando saldos) o para no perderlo si se han agotado los diez códigos de transacción y todavía queda dinero en la tarjeta. Para ello, el usuario debe dirigirse a la web de Morsopay y realizar el traspaso de saldo. También en esta web podrá consultar el saldo de su tarjeta.

Actualmente, Morsopay ha firmado acuerdos con portales como El Mundo.es, Ya.com, Muchagente.com, Rincondelvago.com o Wanadoo. Según su consejero delegado, Juan de Sala, “actualmente estamos en conversaciones con otras webs para incluir en ellas el sistema de Morso”. La compañía tiene previsto vender durante el primer año “unas 30.000 a 40.000 tarjetas mensuales de media”, según De Sala. Para Morsopay, estas tarjetas representan la solución ideal para la compra de contenidos en Internet, “ya que ofrecen seguridad, sencillez y anonimato a los usuarios”.

www.morsopay.com