No siempre resulta cómodo llevar los auriculares puestos para disfrutar de la radio o de nuestra música favorita. Por eso Olympia ha desarrollado Soundbug, un pequeño altavoz provisto de una ventosa que permite colocarlo en cualquier superficie dura y lisa. Solamente hay que conectar su clavija a una entrada del reproductor de CD, MP3, casete o MiniDisc para poder escuchar el sonido a un volumen de hasta 75 dBm. Según la compañía, esto se logra gracias a una tecnología que convierte la superficie en la que se ha fijado Soundbug en una caja de resonancia (por tanto, cada superficie genera una calidad de sonido distinta). Del tamaño de un ratón y con un diseño atractivo, el producto cuesta 49,50 , IVA incluido. Más información a través de su importador Ambient Media, en el Tel: 913 559 524 o en www.ambientmedia.cc.