La Comisión Europea estableció en marzo que la compañía debería ofrecer una versión de Windows sin el software Windows Media Player y pagar una multa de 497 millones de euros por haber hecho uso de su posición dominante en este mercado.

Microsoft ha cuestionado la decisión de la Comisión en el tribunal de primera instancia de la UE ya h preguntado si las demandas de la Comisión se podrían suspender antes de que se conozcan los resultados de la apelación, que se espera que tengan lugar dentro de entre 2 y 5 años.

El tribunal mantendrá los próximos días distintas entrevistas con miembros de la compañía, de la Comisión y de más de 10 partes interesadas en ofrecer su declaración. La decisión sobre si se suspenden las medidas o no se conocerá en aproximadamente dos semanas. Si el tribunal decide no suspender estas medidas, la compañía tendrá que ponerse manos a la obra para eliminar Windows Media Player de su sistema operativo.

www.microsoft.com