El lanzamiento del sistema operativo para ordenadores de sobremesa de Microsoft, Windows XP, y toda su parafernalia no parece suficiente para Microsoft. El gigante del software ya piensa en su próximo paso: el lanzamiento de su gran próximo sistema operativo, esta vez para servidores. La compañía pondrá este mes a disposición de los usuarios este mes la tercera versión beta del Windows .Net Server, el sucesor de Windows 2000. El objetivo de la compañía, expresado por su CEO, Bill Gates, es que el sistema operativo para servidores aumente su aceptación en el mercado corporativo.

Además de una crisis de marca que ha dejado el software de servidor sin un nombre sólido –ha pasado desde su nombre en código Whistler a Windows 2000 Server, para llegar a su última denominación, Windows .Net Server-, Microsoft no ha puesto demasiado empeño en promocionar el nuevo software, si se compara con la multimillonaria campaña que se encuentra detrás de XP.

Algunos analistas señalan que .Net no ha atraído la misma atención que su compañero de sobremesa porque hay pocos clientes que vean la necesidad de actualizarse a corto plazo. El lanzamiento del sistema operativo, que se espera para los próximos seis meses según las expectativas de los ejecutivos de la compañía, tiene lugar justo cuando los clientes corporativos todavía se adaptan a Windows 2000.

Microsoft señala que Windows .Net comparte muchas de las características de su predecesor, compartiendo el mismo núcleo de su sistema operativo, pero rinde mucho más, en términos de nueva tecnología integrada en el software, lo que facilitará la visión de Microsoft en términos de construir y distribuir servicios XML. La plataforma para servidores, junto con las herramientas de software Visual Studio.Net, está orientada a los programadores que desarrollen aplicaciones que usen XML. Las nuevas características de Windows .Net pretenden solucionar algunos de los problemas que los clientes tenían con Windows 2000, según Rob Enderle, analista de Giga Information Group. El sistema operativo incluirá .Net Framework, tecnología de mensajería instantánea y un servicio de verificación de contraseña integrado. Lo más importante, en palabras de Gates, es que Windows .Net será un sistema operativo mucho más seguro que su precedesor, solucionando algunos de los agujeros de seguridad que tenía Windows 2000.

www.microsoft.com