El vicepresidente senior de la división Windows de Microsoft, Brian Valentine, afirma que se están reevaluando las versiones de ambos sistemas, que seguirán al lanzamiento de Windows Server 2003 -previsto para el 24 de abril-. Valentine ha declarado que están surgiendo “cosas muy interesantes en el desarrollo de Longhorn que todavía debemos decidir cómo ofrecer; el objetivo es que no supongan intrusiones ni interrupciones en los entornos de nuestros clientes”. Las fechas de lanzamiento de Longhorn y Blackcomb llevan sufriendo cambios desde hace casi un año, y ahora con las nuevas versiones ocurre lo mismo.

El pasado mes de noviembre, Microsoft comunicó que la versión de servidor de Longhorn, que llevaban desarrollando cierto tiempo, no se ajustaría a los ciclos de desarrollo y a la restricción de presupuestos de sus clientes corporativos. También negaba que hubiera planes para hacer una versión de sobremesa de Blackcomb. Ahora, aunque la situación económica de los clientes no ha cambiado, existen nuevas iniciativas en desarrollo en la compañía, como el reciente anuncio de una plataforma de gestión que permitirá crear un entorno informático con capacidad para auto-arreglarse.

La fecha de lanzamiento de Longhorn se sitúa ahora a finales de 2004. En cuanto a Blackcomb, Valentine ha afirmado que una versión “sólo para servidor tiene poco sentido si el cliente no soporta las nuevas características del servidor”.

www.microsoft.com