Microsoft ha presentado su iniciativa GPEI (Global Phishing Enforcement Initiative, Iniciativa de Lucha contra el Phishing Mundial) en un debate tecnológico en Bruselas organizado por EuroISPA (Asociación Europea de Proveedores de Servicios Internet) y co-patrocinada por la Interpol. El fabricante quiere trabajar junto con las fuerzas del orden, diferentes sectores de la industria y las administraciones públicas para mejorar la educación de los consumidores, incrementar el número de condenas a los ciberdelincuentes e identificar nuevas formas de combatir el phishing mediante el uso de la tecnología.

De las más de 100 acciones legales previstas contra phishers en EMEA, 53 ya están en proceso. Se trata de denuncias a ciberdelincuentes de Austria, Egipto, Francia, Marruecos, España, Turquía y Reino Unido, según ha confirmado Microsoft.

Los ataques de phishing utilizan el correo basura para engañar a los usuarios de Internet y conseguir que visiten lo que aparentemente son páginas legítimas de bancos o tiendas online. Se les pide que introduzcan sus datos personales, que son recopilados por los ciberdelincuentes para realizar compras o retirar fondos en su nombre. Cuando Microsoft identifica un sitio sospechoso, lo notifica al proveedor de servicios que lo alberga, ya que la compañía proporciona los URL y las direcciones de e-mail relacionadas con el delito a las fuerzas del orden para que tomen las medidas oportunas.

www.microsoft.com